Australia.- Una empresa del sector de maricultura se está asociando con la Universidad de Tasmania para comercializar la innovadora investigación sobre la producción de la langosta de la roca.

A pesar del alto valor de las langostas de roca, hasta ahora el largo y complejo ciclo de vida ha hecho imposible producir la especie en un criadero comercialmente escalable.

La investigación del Institute for Marine and Antarctic Studies (IMAS) de la Universidad de Tasmania, apoyada por el ARC Research Hub for Commercial Development of Rock Lobster Culture Systems, está lista para cambiar eso.

Ahora, PFG Group Pty Ltd (PFG) ha invertido en una empresa spin-out de la Universidad para garantizar los derechos de licencia australiana para la investigación.

“Esta asociación allana el camino para que Tasmania se convierta en el lugar de nacimiento de una industria mundial para la acuicultura de la langosta de roca” manifestó la profesora Brigid Heywood, vicerrectora de investigación de la Universidad.

En los próximos dos años, los científicos que trabajan en IMAS completarán el trabajo final respaldado por Australian Research Council, focalizado en la optimización de la tecnología que sustentará la producción comercial. El compromiso de PFG incluye la construcción en Tasmania del primer hatchery a escala comercial del mundo.

“Este acuerdo reúne al Gobierno, la academia y la industria en una asociación que creará empleo directo en Tasmania y nos permitirá exportar nuestra propiedad intelectual al mundo” dijo Michael Sylvester, CEO de PFG.

PFG anticipa que la primera producción comercial en el nuevo hatchery se iniciará dentro de unos cuatro años.