Ecuador.- Un total de 900 mil larvas de camarón entregó el Ministerio de Acuacultura y Pesca a la comuna Salinas del cantón San Vicente en Manabí como parte del proyecto de Reactivación Económica a las zonas afectadas por el terremoto del 16 de abril de 2016.

La entrega fue realizada el 21 de junio del presente año en coordinación con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) y el Gobierno Autónomo Descentralizado del cantón San Vicente.

Carlos Zambrano, presidente de la comuna Salinas, manifestó su gratitud con las autoridades que han hecho posible el proyecto que beneficiará a toda la comunidad. “Los comuneros nos dedicamos netamente a la pesca artesanal, con esta siembra de 900 mil larvas, aspiramos que con el cuidado respectivo podamos tener una producción de 405 quintales de camarón”, dijo.

María de los Ángeles Cárdenas, Directora de Pesca Artesanal, expresó que la inversión del proyecto asciende a 13 mil dólares. La entrega incluye alimento balanceado, nutrientes e hidróxido de calcio “para garantizar la producción que generará una utilidad estimada de 70 mil dólares anuales y beneficiará directamente a 900 comuneros de la zona los cuales se redistribuirán en proyectos sociales y productivos para dinamizar la economía de la localidad” aseguró.

Entre otros componentes que del proyecto está la transferencia de conocimiento en temas de fortalecimiento organizacional y microempresarial por parte del Ministerio de Acuacultura y Pesca, a través de los técnicos de las Dirección de Pesca Artesanal que realizan el acompañamiento a los pescadores para lograr la producción de camarón.

Por su parte Rubén Daza, coordinador del proyecto de FAO en Manabí detalló que son nueve hectáreas destinadas para la siembra de larva y que el objetivo principal es aportar a la reactivación del sector.

Rossana Cevallos, alcaldesa de San Vicente, indicó que en su administración se realizan gestiones de trabajo articulado para que otras entidades y organismos apoyen al desarrollo productivo del cantón y mejore la calidad de vida de los pescadores artesanales y sus familias.