Valparaíso, Chile.- El modelo propuesto por el Dr. Cristian Canales, investigador de la Escuela de Ciencias del Mar, permitirá la estimación de medidas de productividad de estas poblaciones como referencia para su cosecha.

La extracción de algas pardas en Chile ha tomado gran importancia en los últimos años a consecuencia del incremento de la demanda internacional de países como Japón, China y Francia, que la utilizan para la producción de espesantes alimenticios, comida de animales, cosméticos y fármacos. Sin embargo, su explotación ha comenzado a causar daños difíciles de revertir como es la desforestación de ciertas praderas de lento desarrollo y baja tasa de renovación.

Si bien la autoridad pesquera, como la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, ha impulsado planes de manejo y cuotas, éstas se han establecido sin mayores antecedentes sobre las medidas de productividad de estas algas.

La investigación, publicada recientemente en el volumen N° 198 de la revista Fisheries Research (descargar), describe un método que permite no solo la estimación del tamaño de la población, sino niveles permisibles de explotación. El modelo considera la historia de los desembarques y el porcentaje de alga varada, los parámetros biológicos de la especie y el porcentaje de biomasa que según los pescadores aún queda en el mar.

Según indicó el Dr. Canales, “el modelo destaca no solo por su simpleza conceptual al incorporar supuestos de resiliencia (tasa de renovación), y sobrevivencia natural (varado de algas), sino porque además se basa en la entrevista de más de 100 recolectores y extractores en variados puntos en las costas de la III Región”.

El académico mencionó que la percepción que tienen ellos sobre sus recursos es muy ajustada a la realidad, por lo que su opinión es una información valiosa frente a la ausencia de programas sistemáticos de levantamiento de datos.

Antecedentes

Las principales zonas de extracción del alga parda en Chile se ubican entre la primera y cuarta regiones. Entre las especies más conocidas se destacan el huiro negro (Lessonia berteroana y nigrescens), huiro palo (Lessonia trabeculata), y huiro flotador (Macrocystis sp.). A manera referencial, un kilo de alga en playa se paga en promedio a $250 y el desembarque total de algas pardas en Chile sobrepasa las 500 mil toneladas.

Su relevancia radica en que cumplen un rol ecológico al ser refugio y alimento para los primeros estados de vida en innumerables especies de peces e invertebrados, por este motivo el Dr. Canales se siente satisfecho al poder contribuir en el desarrollo de las bases de un sistema de manejo para este importante recurso marino.

Fuente: PUCV