España.- Un nuevo proyecto, que cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y el Instituto Español de Oceanografía (IEO), permitirá avanzar en el estudio de las microalgas productoras de ciguatoxinas en Canarias: conocer su biodiversidad, sus poblaciones y la relación de éstas con los cambios en el clima.

El pasado mes de septiembre dio comienzo el proyecto "Tropicalización y ciguatera en Canarias", liderado por investigadores del Centro Oceanográfico de Vigo del IEO y cuyo objetivo es el estudio de los microorganismos que producen la ciguatera en el archipiélago.

El proyecto, que cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y el Instituto Español de Oceanografía (IEO), servirá para estudiar la biodiversidad de las microalgas Gambierdiscus y su relación con los cambios producidos por la tropicalización en las comunidades de macroalgas de las costas canarias. Además, los investigadores se proponen determinar el efecto del aumento de la temperatura en la posible expansión de estas microalgas. Todo ello con el fin de generar el conocimiento básico para poder evaluar la vulnerabilidad de los recursos pesqueros de Canarias al aparente incremento de la ciguatera en el archipiélago y poder disminuir los riesgos e impactos que puede ocasionar.

La ciguatera es una intoxicación alimentaria producida por el consumo de peces que contienen ciaguatoxina, toxinas que tienes su origen en dinoflagelados bentónicos característicos de latitudes tropicales. La aparición de especies tropicales en latitudes subtropicales y templadas vinculadas al calentamiento de los océanos es un fenómeno reciente en las costas del sur de Europa. La ciguatera en Canarias es un ejemplo, ya que las microalgas bentónicas productoras del síndrome de la ciguatera en zonas tropicales (del género Gambierdiscus) se han detectado en Canarias desde épocas recientes.

Sin embargo, los investigadores del IEO piensan que es muy probable que lleven allí desde hace mucho tiempo y que el calentamiento global está produciendo un incremento de sus concentraciones. La ciguatera constituye un problema emergente en Canarias y desde 2009 está incluida en la Red Canaria de Vigilancia Epidemiológica con el objetivo de conocer su incidencia y características de su aparición.

Según Isabel Bravo, investigadora principal del proyecto, "conocer las poblaciones de estos microorganismos en Canarias es importante para poder evaluar la vulnerabilidad de los recursos pesqueros de las islas Canarias a la ciguatera".

Fuente: IEO