El Puerto de Sta. María, España.– Las algas y las microalgas son fuentes importantes de compuestos de alto valor nutricional, beneficiosos para la salud humana y animal; sin embargo, las tecnologías empleadas para la obtención de estos compuestos aún necesitan un mayor desarrollo que permita reducir los altos costes del proceso industrial de extracción que dificultan su viabilidad.

Con el objetivo de reducir esta brecha tecnológica y económica, expertos de España, Bélgica, Países Bajos, Alemania y Turquía trabajarán en el proyecto BIOSEA para impulsar un nuevo avance en el sector de los compuestos obtenidos de las algas y microalgas, así como su aplicación en distintas industrias. Con este proyecto se busca desarrollar y mejorar métodos rentables y sostenibles para el cultivo a escala industrial de especies seleccionadas de macro y microalgas para la producción y extracción de componentes activos de alto valor a bajo coste.

Enmarcado en el Programa Horizonte 2020 de la Unión Europea y la iniciativa BBI-RIA, el proyecto es liderado por el Instituto Tecnológico AITEX y cuenta con un consorcio compuesto por 14 entidades de investigación y empresas privadas, cuyo perfil comprende industrias diversas como la acuicultura, agricultura, alimentación humana y animal, textil, cosmética, tecnología química, y producción de macro y microalgas. Entre los socios de España se encuentran el Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA), el Centro Tecnológico de Acuicultura de Andalucía (CTAQUA), Biopolis SL, Complementos de Piensos Compuestos, Dibaq y Soria Natural. A ellos se suma la participación de las empresas VITO y At~Sea Technologies (Bélgica), Tabu (Turquía), IGV (Alemania) y Van Loon Chemical Innovations y Feyecon (Países Bajos).

Este consorcio va a trabajar coordinadamente para desarrollar y validar tecnologías innovadoras en eficiencia y costes, de manera que se maximice la biomasa de las algas y las microalgas para aplicaciones en industrias como la alimentación, ganadería, acuicultura, salud y cosmética.

BIOSEA buscará contribuir a reducir la dependencia de Europa de importaciones de materia prima, como por ejemplo la soja; disminuir la presión sobre el consumo de agua potable y otros recursos naturales terrestres; y abrir nuevos mercados y oportunidades de negocio y trabajo.

Entre las actividades del proyecto previstas destaca la innovación en cultivo de macro y microalgas y la valoración de la biomasa de las mismas; el planteamiento de procesos obtención y extracción orientado tanto al aumento de compuestos valiosos en la biomasa de las algas como al incremento del rendimiento de éstas y su depuración. También hay previstas actividades encaminadas a aplicar dichos compuestos en productos de alto valor añadido en los campos de alimentación humana y animal, la salud y la cosmética.

Cabe destacar que CTAQUA coordinará el paquete de trabajo 1 denominado “Cultivo de algas”. Además, en colaboración con la empresa belga At~Sea Technologies, se encargará del cultivo a escala laboratorio y pre-industrial de macroalgas. El Centro también tiene un papel importante en la evaluación de las propiedades de los compuestos extraídos y su aplicación en la acuicultura.

La presencia en el consorcio de BIOSEA de PYMES, grandes empresas y centros de investigación garantiza la transferencia directa de los resultados que se obtengan a los diferentes sectores industriales. El proyecto tiene como fecha de finalización el 31 de mayo de 2020.