Lima, Perú (Andina).- Las exportaciones acuícolas alcanzan los 300 millones de dólares anuales, ante la expansión de los langostinos y conchas de abanico, indicó el presidente del Comité de Pesca y Acuicultura de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), Alfonso Miranda.

Indicó que este avance es impulsado por el aporte de los langostinos con 150 millones de dólares al año, y las conchas de abanico con 140 millones de dólares al año, mientras que el resto de productos acuícolas suman 10 millones de dólares en exportaciones.

Adicionalmente, dijo, que la trucha genera otros 150 millones de dólares anuales, pero este producto acuícola se comercializa principalmente en el mercado local; y proyectó que todos los productos hidrobiológicos que se cultiven tendrán una buena demanda

“Por cuanto, los productos acuícolas, una vez que alcanzan una masa crítica y una continuidad de oferta, logran posicionarse en los mercados internacionales y nacionales", indicó.

Día la Acuicultura

De otra parte, sostuvo que es necesario una reflexión por el día de la acuicultura (30 de noviembre), pues se trata de una actividad de gran potencial y que ha venido creciendo durante los últimos años.

Asimismo, destacó que el Perú cuenta con 3,080 kilómetros de litoral marino, así como 12,000 lagos y lagunas que brindan “grandes perspectivas” para el desarrollo de la producción acuícola.

"Por ello, si la explotación de estos recursos se da de manera sostenible, se convertirán en una fuente de alimentación sana y renovable para la población futura debido a su alto contenido de proteínas", subrayó.

Asimismo, resaltó la contribución de la acuicultura a la economía nacional como una actividad generadora de mano de obra intensiva y divisas a través de sus exportaciones.

Promoción

De otra parte, consideró importante impulsar una “promoción activa” de la acuicultura, de manera similar a la que se hace con la agroexportación, a fin de lograr mayores resultados en los próximos cinco años.

En ese sentido, sostuvo que el aporte del Estado se debería dar en la modernización de la infraestructura de investigación, el fomento al uso de la tecnología, e impulso al desarrollo de capacidades técnicas.

También con la consolidación de las operaciones de los acuicultores existentes, y mejorando la regulación pesquera así como la simplificación de los procesos de control.

"El consumo interno de productos acuícolas también debe fomentarse, dado que actualmente son pocas las especies que se desarrollan y su consumo interno aún es limitado", dijo.

Por otra parte, destacó que el empresariado del sector pesquero, ha notado que el Estado ha dado “claras señales de interés” en desarrollar el sector, con las nuevas autoridades del sector y eso los motiva “a estar muy optimistas”.
 
De otro lado, refirió que si bien la trucha tiene un alto consumo interno (82%) de lo producido, especies como el langostino y los peces amazónicos es de apenas 6% y en las conchas de abanico es del 2%.

Creación de empleo

También señaló que el sector acuícola genera empleo importante en sus diferentes especies que se cultiva en el país.

"Si bien no se cuenta con cifras de oficiales al 2016, se estima que el sector emplea alrededor de 20,000 personas en el langostino, unas 15,000 en la concha de abanico y otras 15,000 en la trucha, sin contar la demanda laboral en las demás especies", indicó.

De otro lado, resaltó el surgimiento de nuevas carreras y cursos afines a la acuicultura en diversas universidades la Agraria, Científica del Sur, Cayetano Heredia y del Santa en Chimbote, que “constituyen un paso importante” en la profesionalización del sector.