Sao Paulo, Brasil.- La Associação Brasileira da Piscicultura (Peixe BR) afirmó a Reuters que la suspensión de las importaciones de pescado por la Unión Europea (UE) no es “inesperada” y criticó la “falta de atención de los órganos competentes” a la cadena productiva.

Por su parte, el gobierno brasileño afirmó que responderá a los cuestionamientos de la UE en el corto plazo, como un primer paso para intentar revertir la suspensión implementada por la UE.

La UE suspendió la importación de pescado brasileño alegando problemas en la fiscalización de toda la cadena de la piscicultura, incluido la falta de higiene en la embarcaciones, la ineficiente trazabilidad y fallas en la refrigeración del producto, según Peixe BR.

De acuerdo con la asociación, la piscicultura brasileña moviliza un poco más de 4.0 billones de reales por año, da empleo a cerca de 1.0 millón de personas. Las exportaciones de pescado hasta noviembre alcanzaron los US$220 millones, con un total de 37,1 mil toneladas embarcadas, de las cuales 6.0 mil toneladas tuvieron como destino la UE.

“Exigimos que el gobierno federal tome las medidas con urgencia, para evitar que esa decisión afecte a otros mercados con los cuales tenemos negocios y perjudique la conquista de nuevos destinos comerciales” afirmó Peixe BR.

Por su parte, el Ministério da Agricultura afirmó que en los próximos días preparará un plan de acción para responder los cuestionamientos realizados por la UE.

“La medida más adecuada en este momento es suspender la emisión de la certificación hasta que tengamos soluciones para presentar. Esto nos deja en una posición más favorable para retomar las exportaciones una vez que se resuelvan los problemas”, explicó el secretario de Defesa Agropecuária do Ministério da Agricultura, Luis Rangel.

De acuerdo con el comunicado del Ministério da Agricultura, la institución también va a pedir a los europeos separar las exigencias sanitarias de los pescados proveniente de captura y de los de cultivo.

“Las autoridades sanitarias del bloque europeo consideran que los pescados provienen de un único contexto, posición con la que discrepamos. Son orígenes diferentes (contaminantes y riesgos diferentes) para ser tratados de manera similar” dijo el Secretario.