Brasil.- Casi la totalidad de las 150 muestras de pescado sometidos a exámenes de ADN en la Laboratório Nacional Agropecuária (Lanagro) de Goiânia corresponde a las mismas especies que están declaradas en las etiquetas.

Del total, el 97% (145 muestras) están en conformidad y apenas 3% (5 muestras) no estaban de acuerdo con la información presentada por el consumidor, lo que configura un fraude económico.

Las muestras fueron recolectadas el 21 de febrero de este año, en ocho Estados y en el Distrito Federal, por el Departamento de Inspeção de Produtos de Origem Animal (Dipoa), de la Secretaria de Defesa Agropecuária (SDA) del Ministério da Agricultura, Pecuária e Abastecimento (Mapa).

“Al comparar los resultados del análisis del 2015 y del 2016 con los de ahora, verificamos que hay una impresionante reducción de los índices de no conformidad relacionados a este tipo de fraude” resaltó el Secretario de Defesa Agropecuária do Mapa, Luis Rangel. “Cayó de 23% en el 2015 a 15% durante Semana Santa del 2016. Ahora, en el 2017, el porcentaje fue de 3%. Esto comprueba la eficiencia de nuestra fiscalización”.

De acuerdo con Rangel, la reducción de los índices de fraude por sustitución de otras especies de pescado, ocurre debido a la intensificación de las acciones de fiscalización en el comercio, en las industrias y en los puestos de frontera. “Además de esto, la implantación de medidas rigurosas en las empresas también contribuyen para impedir que este tipo de fraude afecte al consumidor”.

De las 150 muestras de pescado recolectadas, 121 provenían de empresas nacionales y 29 de empresas extranjeras. En 14 empresas internacionales, los resultados estaban en conformidad con la legislación brasileña.

Las 121 muestras colectadas de los productos nacionales provienen de 38 empresas con Serviço de Inspeção Federal (SIF). De estas, apenas dos presentaron resultados que no están de acuerdo con el etiquetado, un total de cinco muestras.

Penalidades

El fraude económico, cometido por empresas nacionales es un delito con penas administrativas y aplicación de multas. El establecimiento entre en medida cautelar, que consiste en lacrar los anaqueles, con la finalidad de que los productos sean sometidos a una evaluación oficial de cada lote.