El World Bank y United Nations Department of Economic and Social Affairs publicaron el informe “The Potential of the Blue Economy: Increasing Long-term Benefits of the Sustainable Use of Marine Resources for Small Island Developing States and Coastal Least Developed Countries” con la finalidad de establecer un enfoque para la economía azul en los Estados Isleños y los países en desarrollo.


El informe ha sido elaborado por un grupo de trabajo de la Naciones Unidas, el Banco Mundial y otros actores para sugerir un entendimiento común de la economía azul; para resaltar la importancia de cada enfoque, para identificar algunos desafíos clave; y para sugerir los pasos a seguir para asegurar su implementación.

La “economía azul” comprende un rango de sectores económicos y políticas relacionadas que juntos determinan si el uso de los recursos oceánicos es sostenible. El principal desafío de la economía azul es conocer y gestionar mejor los diferentes aspectos de la sostenibilidad, que va desde pesquerías sostenibles y la salud de los ecosistemas hasta la contaminación.

El concepto de “economía azul” busca promover el crecimiento económico, la inclusión social y la preservación y mejora del sustento, mientras que al mismo tiempo se asegura la sustentabilidad ambiental de los océanos y áreas costeras.

La “economía azul” tiene diversos componentes, incluido las industrias tradicionales establecidas en el océano como la pesca, el turismo y el transporte marítimo, pero también nuevas y emergentes actividades como la producción de energía renovable en mar abierto, la acuicultura, las actividades extractivas en el fondo marino, y la biotecnología y bioprospección marina.

Los impactos ambientales y sociales de cada industria, así como sus potenciales beneficios económicos, son únicos. Su contribución a la economía azul necesitan ser sopesado con los principios y políticas que han sido establecidos global, regional y localmente.

La combinación de actividades de cada industria varía en cada país, dependiendo sus circunstancias nacionales y la visión adoptada para reflejar su concepción de una economía azul. Con la finalidad de cualificar cada componente de la economía azul, las actividades necesitan:

- Proveer beneficios sociales y económicos para las generaciones actuales y futuras

- restaurar, proteger y mantener la diversidad, productividad, resiliencia, funciones claves y el valor intrínseco de los ecosistemas marinos

- basarse en tecnologías limpias, energía renovable y flujo circular de materiales que ayuden a reducir los desechos y promuevan el reciclado de los materiales

Para que una actividad contribuya a la economía azul, es necesario que incluya al menos dos de los cuatro elementos de la eficiencia en el uso de los recursos: reducir la pérdida de alimentos y la generación de desechos a lo largo de la cadena de valor, eficiencia energética (reducir la huella de carbono), empleo decente y financiamiento o tecnologías innovadoras.

Acuicultura

Para muchos países insulares pequeños y en desarrollo, la promoción del desarrollo de la acuicultura para la seguridad alimentaria puede jugar un rol crucial.

Con respecto al tamaño de las operaciones, la acuicultura sostenible, por definición, debe ser económica y socialmente viable. Adicionalmente, en regiones donde la acuicultura y pesca tienen un rol culturalmente significativo durante un largo período de tiempo, esta también debe ser culturalmente apropiado y no debe ser implementado a expensas de reducir el acceso a recursos esenciales para los pescadores a pequeña escala.

Ejemplo de acuicultura ambientalmente sostenible incluyen la acuicultura integrada multitrófica, la acuicultura de macroalgas, la acuicultura de bivalvos, y la bien planificada crianza de peces basados en un enfoque ecosistémico.

Referencia (abierto):
World Bank and United Nations Department of Economic and Social Affairs. 2017. The Potential of the Blue Economy: Increasing Long-term Benefits of the Sustainable Use of Marine Resources for Small Island Developing States and Coastal Least Developed Countries. World Bank, Washington DC. 50 p.
http://www.climateactionprogramme.org/reports/world-bank-united-nations-the-potential-of-the-blue-economy