Por Ingrid P. Nuse*
Noruega.- Las autoridades de salud en muchas parte del mundo están recomendando a las personas que consuman más pescado, preferentemente de dos a tres veces por semana. Alrededor de la mitad de esas comidas deben ser pescados grasos como la trucha, el salmón, la caballa o el arenque. De acuerdo con los consejo dietéticos, consumir de pescado de cultivo está bien.

Pero, ¿Es el salmón de cultivo tan bueno para ti como otros pescados? o ¿Contiene más contaminantes y antibióticos?

Janneche Utne Skåre es toxicóloga y dirigió el trabajo del Norwegian Scientific Committee for Food and Environment para evaluar los beneficios y riesgos del pescado en la dieta de los noruegos, que fue publicado en el 2006 y se actualizó en el 2014. Las recomendaciones de consumo de pescado se basan en este trabajo.

“Cuando llevamos a cabo este tipo de evaluación, hacemos una búsqueda exhaustiva de literatura y evaluamos la investigación disponible. Basamos las evaluaciones en varios estudios que apuntan en la misma dirección” manifestó Skåre.

El grupo de investigación consideró diferentes tipos de pescado en su estudio, incluido el salmón de cultivo.

Menos contaminantes en el salmón de cultivo

Las toxinas ambientales son sustancias que no se descomponen en el cuerpo y ellas se acumulan allí. Muchos de ellos son liposolubles, y de esta forma los encontramos en los pescados grasos.

En el pasado, se encontraron más contaminantes en el salmón de cultivo que en el salmón silvestre, debido a que la alimentación de salmón se basada en proteína y aceite de pescado, que añadían contaminantes a la dieta del pescado de cultivo. En la actualidad, el salmón recibe piensos que se basan en un 70% en vegetales, lo que resulta en que el salmón de cultivo tenga un menor nivel de contaminantes que el salmón silvestre.

De acuerdo con Skåre, en la actualidad, los pescado de cultivo son tan beneficiosos como el pescado silvestre con respecto a las toxinas ambientales. Muchas personas se han preguntado si otras sustancias en los piensos, como los pesticidas, son peligrosos. Los datos del 2014 indican que los residuos de estas sustancias son muy bajas y no poseen ningún peligro, manifestó Skåre.

Menores niveles de omega-3

Debido a que los piensos del salmón contienen menos aceite de pescado, hay menos omega-3 en el pescado de cultivo que en el pescado silvestre.

El salmón de cultivo tiene una tasa omega-6 y omega-3 menos favorable que el hallado en el salmón silvestre. Pero aún tienen cierta habilidad, especialmente a edades tempranas, para convertir el omega-3 de los vegetales a ácidos grasos de cadena larga EPA y DHA.

Skåre dice que no hay diferencia nutricional entre el salmón de cultivo y el salmón silvestre en términos de proteínas, vitamina B12 y yodo.

Sin embargo, el salmón de cultivo tiene un poco menos selenio, cobre, zinc y hierro.

Una pregunta es si la ingestión de heces y sustancias de desecho en el limitado espacio de los recintos de cultivo de salmón es una preocupación.

“Este no es un problema de importancia, ningún residuo termina en el salmón” destacó Skåre.

Los criadores se aseguran de que haya un flujo constante de agua a través de las jaulas.

Mínimo uso de antibióticos

La industria de la acuicultura usó 212 kg de antibióticos en 2016, la cifra más baja desde la década de 1970. La mayoría de los antibióticos tiene como objetivo a los peces limpiadores, debido a que el salmón está vacunado contra las enfermedades bacterianas. Por lo tanto, no hay rastros de antibióticos en el salmón.

Skåre dijo que se usan algunos tratamientos médicos, incluso para los piojos del salmón. “Sin embargo”, ella destaca, “hallamos que la cantidad de cada sustancias están dentro de los límites seguros”. Estos niveles se basan en estudios experimentales que calculan cantidades semanales de una sustancia en particular que puede ser ingerida a través de todo el ciclo de vida sin comprometerla.

La carne del salmón de cultivo es naturalmente de color blanco grisáceo, por lo que para lograr el color deseado rojo se agrega astaxantina como ingrediente de los piensos. Además de ser un pigmento, la astaxantina es un poderoso antioxidante que se encuentra en las algas y los animales marinos, y también es esencial para la salud de los animales acuáticos de cultivo.

Skåre manifiesta que la conclusión es que el salmón de cultivo es un alimento sano y seguro.

Puede leer el artículo completo en inglés en:  http://www.aquahoy.com/en/news/30784-how-healthy-is-farmed-salmon 

*Fuente: Science Nordic