New York, EEUU.- El influyente medio Wall Street Journal (WSJ) acaba de publicar un informe en donde se destaca las investigaciones que se realizaron en la Kinki University en Osaka (Japón) para lograr el cultivo del atún, actividad nueva y que tiene un gran potencial por la alta demanda que tiene el atún en los mercados internos e internacional.

De acuerdo con el informe, el incremento en el consumo mundial ha tenido como consecuencia la disminución de las poblaciones naturales de peces, y la demanda creciente viene siendo cubierta por la producción acuícola. Mientras que en el año 1990 la acuicultura representaba sólo el 13.4% de la producción mundial de productos pesqueros, en el 2012 la participación de la acuicultura creció hasta el 42.2% de la producción mundial.

“El tesoro japonés (atún) es una carne roja rica que ellos denominan 'hon-maguro' o 'true tuna'. Otros lo denominan el Porsche del mar. En una subasta en Tokio, un sólo  atún fue vendido en $1.5 millones, o $3000 por libra” destaca el informe.

La gran demanda existente por el atún a puesto a las poblaciones silvestres en peligro, según el informe, las poblaciones de atún en la actualidad son menores a un quinto de los picos alcanzados en los años 60. Esta disminución ha impulsado los esfuerzos para cultivar el atún.

Hasta hace algunos años, el cultivo del atún era algo impensable; sin embargo, los científicos de la Kinki University lograron este objetivo con mucho esfuerzo. Tradicionalmente el cultivo de atún se baso en el “sea ranching”, donde los pescadores capturaban a los atunes juveniles en la naturaleza y los criaban hasta adultos en jaulas; no obstante, esta práctica reducía el ciclo de crianza debido a que se removía la próxima generación de los mares.

“Los científicos de Kinki University iniciaron los estudios acuícolas después de la Segunda Guerra Mundial en un esfuerzo para combatir la escasez de alimentos. A partir de 1969, los científicos iniciaron estudios sobre el ciclo de reproducción, crianza de larvas, alevinos y adultos” indica el informe.

En el año 2002, el equipo de científicos de la Kinki University se convirtió en el primero en el mundo en reproducción en cautividad al atún de padres que nacieron en cautividad. Finalmente, el círculo se completo.

Asimismo, el informe destaca los convenios que viene realizando la Kinki University para hacer realidad el cultivo de atún, y también los diferentes problemas que enfrentaron los científicos durante el desarrollo de este nuevo emprendimiento acuícola.

Puede acceder al artículo completo aquí (inglés):
http://online.wsj.com/articles/why-farmed-fish-are-taking-over-our-dinner-plates-1415984616