Valparaíso, Chile.- Para facilitar la comprensión y el cumplimiento de las normas y procedimientos para la exportación de productos del mar, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura elaboró y publicó en su sitio web la versión en inglés de su Manual de Inocuidad y Certificación de Comercio Exterior. El documento brinda un importante apoyo tanto para exportadores e importadores de productos de pesca y acuicultura, así como también para las autoridades competentes de los mercados de destino.

Lowestoft, Reino Unido.- Los alimentos de origen acuático hacen una importante contribución a la nutrición y salud humana y también es buscado y disfrutado por las personas por razones culturales y gastronómicas. El mantenimiento de la producción y el suministro a largo plazo de esos alimentos, por parte de la pesca y la acuicultura, es un desafío importante y continuo para la sociedad.

Finlandia.- Hay más para aprovechar en el pescado que solo como alimento, y el uso de todas las partes del pescado beneficia a la economía tradicional y circular. Todavía no se ha aprovechado todo el potencial de los productos con valor agregado a base de pescado. Los científicos de Luke nos dan su opinión sobre cómo las partes de pescado no aprovechadas podrían ser utilizadas.

El EFSA Panel on Contaminants in the Food Chain (CONTAM) publicó su opinión científica sobre la evaluación del proceso de descontaminación que consiste en la adsorción con carbón activado y filtración física del aceite de pescado, para reducir la cantidad de dioxinas y Bifenilos policlorados similares a las dioxinas.

Sevilla, España.- Un grupo de investigadoras del Área de Toxicología del Departamento de Nutrición y Bromatología, Toxicología y Medicina Legal de la Universidad de Sevilla ha publicado un estudio pionero en todo el mundo en el que demuestran que cocinar al vapor el pescado de agua dulce durante más de dos minutos reduce hasta un 26% la presencia de Cilindrospermopsina, una cianotoxina. Sin embargo, con el hervido la disminución es menor (18%, con el consiguiente aumento de riesgo para el consumidor. Otra conclusión importante que se desprende de esta investigación es que estas biotoxinas, que son nocivas para el organismo, pasan al agua que se ha utilizado para cocinar.