21 Noviembre 2014

Editorial

La competencia en la alimentación del camarón marino

05 Noviembre 2014

Por: Milthon B. Lujan Monja*En los últimos dos años el cultivo de camarón marino (langostino) se viene intensificando en los países productores que no han sido afectados por el Síndrome...

El Acuicultor

FAO publica informe de taller sobre implementación práctica del enfoque ecosistémico a la pesca y la acuicultura del camarón en Centroamérica

18 Noviembre 2014

Roma, Italia.- La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) acaba de publicar las actas del “Taller de implementación práctica del enfoque ecosistémico a la...

Entrevistas

Esta en marcha un proceso para elevar la producción de camarón en Brasil

20 Octubre 2014

Rio Grande do Norte, Brasil.- Con el retorno de las exportaciones en el 2013 y con una expectativa de crecimiento en Rio Grande do Norte (RN) de cerca de 10%...

Informes

Importante medio de EEUU informa sobre el cultivo de atún en Japón

17 Noviembre 2014

New York, EEUU.- El influyente medio Wall Street Journal (WSJ) acaba de publicar un informe en donde se destaca las investigaciones que se realizaron en la Kinki University en Osaka...

Síguenos

Nuevo estudio ayuda a predecir el impacto de la acidificación del océano sobre los mariscos

EEUU.- Se acaba de publicar un estudio que predice el impacto probable de la acidificación de los océanos en los mariscos y otros organismos marinos que viven desde los trópicos a los Polos, acaba de ser publicada en la revista Global Change Biology.

La acidificación de los océanos se presenta debido al incremento del dióxido de carbono en atmósfera que se disuelve en los océanos y reacciona con el agua para producir un ácido.

Los resultados sugieren que el incremento de la acidez esta afectando el tamaño y el peso de las conchas y esqueletos, y la tendencia es a diseminarse en todas las especies marinas. Estos animales son una importante fuente de alimento para los predadores como las aves tropicales y focas, además de ser un ingrediente valioso en la producción de alimentos para los humanos. Consecuentemente, estos cambios probablemente afecten a los humanos y a los animales más grandes en los océanos.

Los científicos de la British Antarctic Survey, National Oceanography Centre (NOC), Universidad de James Cook, Universidad de Melbourne y la National University of Singapore, investigaron la variación natural en el espesor de la concha y el tamaño del esqueleto en cuatro tipos de criaturas marinas que viven en 12 ambientes diferentes desde los trópicos a las Regiones Polares. El objetivo de los investigadores fue entender las similaridades y las diferencias entre especies, para hacer mejores predicciones de como estos animales pueden responder a un incremento en la acidez de los océanos.

El esfuerzo requerido para que las almejas, caracoles de mar y otros mariscos para extraer el carbonato de calcio del agua de mar para construir sus conchas y esqueletos varía de lugar a lugar en los océanos del mundo. Varios factores, incluida la temperatura y presión, afectan la disponibilidad de carbonato de calcio para las especies que producen esqueletos carbonatados.

Existe evidencia de que la acidificación del océano esta afectando la capacidad de crecer de algunas especies marinas, especialmente durante los primeros estados de vida, y existe preocupación sobre si estas especies pueden adaptarse a un incremento en la acidez en las próximas décadas.

Este estudio muestra, con respecto a la evolución, que los animales tienen que adaptarse a vivir en ambientes donde el carbonato de calcio es relativamente difícil de obtener para formar esqueletos ligeros. El dióxido de carbono de la combustión de los combustibles fósiles esta alternado la química del agua de mar, en un proceso denominado “acidificación del océano” y esto hace más díficil para que los animales marinos formen sus conchas y esqueletos.

Los cuatro diferentes tipos de animales marinos examinados fueron almejas, caracoles de mar, lampshells y erizos de mar. Los científicos determinaron que la disponibilidad de carbonato de calcio hace que los esqueletos se han más ligeros y explican el menor peso de los animales. El hecho es que los mismos efectos ocurren consistentemente en las cuatro especies, sugiriendo que el efecto se da entre las especies marinas, y que el aumento de la acidificación del océano progresivamente reducirá la disponibilidad de carbonato de calcio.

El profesor Lloyd Peck de British Antarctic Survey dijo: “Este efecto es más fuerte a temperaturas bajas y los resultados mostraron que las especies polares tiene el esqueleto más pequeño y ligero, sugiriendo que ellos podrían estar en riesgo durante las próximas décadas debido a los cambios en los océanos. Curiosamente, donde la ecología requiere animales con esqueletos fuertes, para protegerlos de los impactos del hielo flotante en Antártica, los esqueletos son más débiles”.