Reino Unido.- Las ostras expuestas a los incrementos pronosticados en la temperatura y el dióxido de carbono que se presentarán en el próximo siglo no perderán sus calidades sensoriales. La calidad de la ostras no serán afectados adversamente por la futura acidificación del océano y el calentamiento global, sugiere una nueva investigación.

La estudiante de PhD Anaëlle Lemasson, quien lidera el estudio, manifestó: “muchos organismos luchan por hacer frente a las condiciones creadas por la acidificación y calentamiento de los océanos, pero el impacto sobre el sabor y otras cualidades sensoriales no se ha evaluado por completo. Nuestro estudio proporciona una idea de cómo la atracción de los consumidores por las ostras puede evolucionar en el futuro, y sugiere que la exposición a corto plazo no tiene ningún efecto perjudicial sobre su aceptación en general. Sin embargo, todavía hay mucho que aprender sobre las implicaciones completas de estas condiciones en su sabor o calidad nutricional”.

Las estadísticas recientes han sugerido que los alimentos de origen acuático representan aproximadamente el 17% de la ingesta de proteína animal de la población mundial.

Debido a que se espera que la población alcance los 12.3 mil millones para el año 2011, los científicos dicen que la demanda por proteína animal es poco probable que sea satisfecha por la producción terrestre y habrá una dependencia cada vez mayor del medio ambiente marino.

Para este estudio, los científicos utilizaron la ostra del Pacífico (Crassostrea gigas) y las muestras fueron expuestas a niveles proyectados de CO2 y temperatura para el año 2100.

Después de cinco días, se solicitó a un panel de cinco expertos para que evalúen las muestras en términos de su apariencia, aroma, sabor y aceptabilidad general.

Los resultados mostraron que la aceptabilidad general no se vio disminuida por el aumento de los niveles, mientras que algunos aspectos de la textura y apariencia de las ostras mejoraron.

El Dr Antony Knights, profesor de Ecología Marina en la University of Plymouth, dijo: “Las condiciones ambientales en nuestros océanos están cada vez más marcadas por cambios agudos a corto plazo en la temperatura y el pH como un resultado del cambio climático global. Estos resultados sugieren que los mariscos comercialmente importantes pueden ser resistentes a estos cambios, lo que es una buena noticia tanto para los productores como para los consumidores”. 

Esta sección del artículo solo esta disponible para nuestros suscriptores. Por favor click here para suscribirte a un plan y puedas acceder al artículo completo.