Tasmania, Australia.- Para el 2050 tendremos la necesidad de alimentar a 10 mil millones de personas. Esto requerirá de un aumento del 70% en la producción de alimento y duplicar nuestro suministro de energía, mientras que disminuye nuestra huella de carbono. Los sistemas de producción agrícola e industrial son incapaces de satisfacer estas demandas.

¿Podría el cultivo de algas ser la respuesta?

Un informe publicado por Australia21, una organización independiente sin ánimos de lucro, responde a esta pregunta prediciendo que el cultivo de algas crecerá hasta convertirse una nueva e importante industria de varias decenas de millones de dólares para las economías regionales. En última instancia, se convertirá en una industria multimillonaria.

El informe “Opportunities for an expanded algal industry in Australia” es fruto de un grupo de científicos que exploran las oportunidades que existen en Australia para expandir la industria de algas.

Aunque el informe reconoce que la industria está en su infancia, las recomendaciones sobre como enfocar el cultivo de algas son un paso importante para el desarrollo de la actividad.

Por otro lado, el informe destaca que se han realizado muchos esfuerzos en el potencial de las algas para ser usados en la producción de biocombustibles, aun cuando es técnicamente factible no es económicamente aplicables. Los productos de las algas vienen siendo usados como insumos para la industria de la acuicultura, donde grandes cantidades de biomasa de algas están disponibles, pueden ser usadas como materias primas alternativas.

Particular atención se viene dando a la capacidad de las algas para remover los contaminantes del agua y rehabilitar las fuentes de aguas contaminadas. Esta aplicación vienen siendo ampliamente probada en estuarios contaminados en Queensland. 

Esta sección del artículo solo esta disponible para nuestros suscriptores. Por favor click here para suscribirte a un plan y puedas acceder al artículo completo.