Noruega.- Los niveles de contaminantes ambientales son más altos en el salmón silvestre noruego que en el salmón de cultivo. Estos son los resultados de un nuevo. Este es el principal estudio que compara las especies de salmón silvestres que viven en las agua noruegas, con el salmón noruego de cultivo.

“Anteriormente se pensaba que el salmón de cultivo contenía más contaminantes ambientales que el salmón silvestre, pero esto no es así” manifestó Anne-Katrine Lundebye, científica de National Institute of Nutrition and Seafood Research (NIFES).

Lundebye ha liderado un proyecto de investigación en el cual los niveles de contaminantes ambientales y los nutrientes fueron analizados en los salmones noruegos silvestres y de cultivo. El estudio mostró que el salmón de cultivo tuvo menores niveles de la mayoría de los contaminantes ambientales que el salmón silvestre, esto incluye dioxinas, PCBs, retardantes de llama bromados y pesticidas. Lundebye explica que las diferencias entre los salmones silvestres y de cultivo se debe a sus dietas.

“Los peces son lo que comen, en términos de contaminantes ambientales y nutrientes. Esto puede ser controlados en los peces de cultivo, mientras que los peces que comen la naturaleza varía” dijo Lundebye.

Los cambios en la composición de los piensos de los peces es una de las razones para el relativo bajo nivel de los contaminantes orgánicos en el salmón de cultivo. En la actualidad, los piensos de peces contienen menos aceite de pescado, que anteriormente era la principal fuente de muchas sustancias no deseadas en los piensos.

Salmón silvestre y de cultivo son buena fuente de omega-3

Tanto el salmón silvestre y el de cultivo en el estudio tuvo relativamente menores niveles de contaminantes ambientales, que están muy por debajo del límite máximo establecido para aquellas sustancias. La investigación también muestra que el salmón silvestre tiene concentraciones más altas de nutrientes como hierro, cobre, zinc y selenio, y que la composición de los omega-3 y omega-6 es más beneficiosa en el salmón silvestre que el salmón de cultivo.

“El omega-3 en el salmón de cultivo aún tiene un efecto positivo, a pesar de que hay una menor relación omega-3 a omega-6 que en el salmón silvestre” dijo Lundebye.

A pesar de los diferentes niveles de nutrientes y contaminantes ambientales en el salmón noruego de cultivo y silvestre, Lundebye no duda en recomendar ambos tipos de salmón en nuestras dietas.

“Los consumidores no tienen nada de qué preocuparse porque ambos tipos son una buena fuente de ácidos grasos omega-3 y no contienen niveles alarmantes de contaminantes ambientales. Podemos decir con seguridad que ambos son saludables” destacó la científica.

El mayor estudio en el área

Este estudio es extenso, con 100 muestras de salmón capturados en la naturaleza y 100 muestras de salmón de cultivo, que dieron resultados confiables. El salmón silvestre fue capturado en el mar en el norte de Noruega, pero Lundebye no cree que los resultados sean muy diferentes a los peces capturados en cualquier otro lugar a lo largo de la costa noruega.

“Debido a que el salmón migra, en donde es capturado en el mar es probablemente de relevancia limitada. Se ha demostrado previamente que el salmón de todas las áreas de Noruega usan el mar como campo de alimentación, y en cierta medida, el mar de Barents. Otros estudios muestran que el salmón capturado en un área han vivido en diferentes área del mar, pero no conocemos con precisión donde los peces en nuestro estudio han estado previamente. Las razones por la cual usamos salmón del norte de Noruega en este estudio es que la mayor parte de la pesquería de salmón silvestre se da en este lugar” dijo la científica.

Resultados contradictorios

El estudio más divulgado sobre contaminantes ambientales en el salmón de cultivo y silvestre fue un estudio estadounidense publicado en la revista “Science” en el 2004. Este estudio reportó los más altos niveles de contaminantes ambientales en el salmón de cultivo comparado con el silvestre. Lundebye es exceptiva con respecto al estudio del 2004 debido a que compara dos especies diferentes de salmón. En el estudio estadounidense, el salmón silvestre fue salmón del Pacífico, mientras que el salmón de cultivo fue salmón del Atlántico. La científica explica que estas dos especies tiene tienen un diferente contenido de lípidos y es por consiguiente difícil de compararlos.

Esta sección del artículo solo esta disponible para nuestros suscriptores. Por favor click here para suscribirte a un plan y puedas acceder al artículo completo.