Singapur.- Las conchas de los camarones y cangrejos son fuentes de químicos útiles como: proteína, carbonato de calcio y quitina. El valor potencial de las conchas para la industria química viene siendo ignoradas.

Cada año, alrededor de 6 a 8 millones de toneladas de conchas de cangrejo, camarón y langosta son desechadas en todo el mundo. En los países en desarrollo, las conchas frecuentemente son arrojadas en vertederos o en el mar; mientras que en los países desarrollados, la disposición puede ser costosa, hasta US$150 la toneladas en Australia, por ejemplo.

Los científicos Ning Yan y Xi Chen del Departamento de Química e Ingeniería Biomolecular de la National University of Singapore publicaron un comentario en la revista Nature sobre el potencial que tienen las conchas de camarones para la industria química. Ellos tratan de responder a la pregunta ¿Qué partes de la concha de camarón pueden ser usadas y para qué?

Según los científicos, la conchas de camarón secas tiene un valor de US$100-120 por tonelada. Ellas pueden ser molidas y el polvo usado como suplemento para la alimentación animal, cebo o fertilizante, así como en la producción de quitina.

Yan y Chen indican que las conchas de los crustáceos tienen entre 20 y 40% de proteína, 15 a 40% de carbonato de calcio y 15 a 40% de quitina.

Proteína

La proteína es buena para las dietas animales. Los científicos reportan que las conchas de los camarones Penaeus contienen todo los aminoácidos esencial y tienen un valor nutricional comparable con la harina de soja. Ellos indican que en la actualidad, la proteína no viene siendo usada debido a que los métodos actuales de procesamiento las destruyen.

Carbonato de calcio

El carbonato de calcio tiene muchas aplicaciones en las industrias farmacéutica, agrícola, construcción y papel. Las actuales fuentes de carbonato de calcio contienen metales pesados que son difíciles de remover. Usar las conchas de los crustáceos podría ser mejor para el consumo humano, por ejemplo, como ingrediente de las píldoras.

Quitina

La quitina es un polímero y segundo más abundante polímero natural sobre la Tierra (después de la celulosa). En la actualidad, el polímero y su derivado soluble en agua, quitosano, son usados sólo en pocas áreas dela industria química como la cosmética, textiles, tratamiento de agua y biomedicina. Los científicos destacan que el potencial es mayor.

Yan y Chen dicen que a diferencia de muchas otras formas de biomasa como la celulosa, la quitina contiene nitrógeno. Los compuesto que contienen nitrógeno, ampliamente usados en la industria farmacéutica, fijación del dióxido de carbono, textiles y otros, son cruciales para la vida moderna.

Principales desafíos

“Extraer los químicos de las conchas con los métodos existentes es destructivo, ineficiente y caro. Se requiere separar los diferentes componentes, un proceso conocido como fraccionamiento” reportan los científicos.

Un kilogramo de quitina de buena calidad puede costar hasta US$200. Existen pocas instalaciones de producción de quitina, China, Japón, Tailandia e Indonesia tienen algunas.

Referencia (abierto):
Yan N. & X. Chen. 2015. Sustainability: Don't waste seafood waste. Nature 524, 155–157 (13 August 2015) doi:10.1038/524155a
http://www.nature.com/news/sustainability-don-t-waste-seafood-waste-1.18149