Reino Unido.- Las ostras expuestas a los incrementos pronosticados en la temperatura y el dióxido de carbono que se presentarán en el próximo siglo no perderán sus calidades sensoriales. La calidad de la ostras no serán afectados adversamente por la futura acidificación del océano y el calentamiento global, sugiere una nueva investigación.

Tasmania, Australia.- Para el 2050 tendremos la necesidad de alimentar a 10 mil millones de personas. Esto requerirá de un aumento del 70% en la producción de alimento y duplicar nuestro suministro de energía, mientras que disminuye nuestra huella de carbono. Los sistemas de producción agrícola e industrial son incapaces de satisfacer estas demandas.