Roma, Italia.- La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) publicó un informe que presenta la metodología y los resultados de un modelo bioeconómico para mostrar como la optimización de las operaciones de crianza puede mejorar el rendimiento técnico y económico de la acuicultura de tilapias en estanques.

El rendimiento de una operación acuícola es afectado por una variedad de factores ambientales, técnicos y económicos, como el clima, la infraestructura, calidad del agua, calidad del suelo, calidad de la semilla, crecimiento del pez, calidad del pienso, tasa de conversión del alimento, enfermedades, precio del pienso, precio de la semilla, costo de la mano de obra, precio del pescado, entre otros.

Los productores acuícolas no tiene mucho control sobre factores como el clima, la infraestructura, condiciones y regulaciones del mercado; no obstante, ellos pueden mejorar el rendimiento del cultivo a través de buenas prácticas acuícolas y una mejor planificación del negocio y las operaciones.

La tilapia es una de las especies de acuicultura más popular en el mundo, y es cultivada en más de 120 países y territorios. Sin embargo, la producción acuícola de tilapia es altamente desbalanceada, con 10 países en el 2015 representando más del 90% de la 5.7 millones de toneladas de la producción mundial. China es el mayor productor de tilapia en el mundo, y en el año 2015 represento más del 30% de la producción mundial.

La experiencia en China fue usada por los consultores de FAO para desarrollar y calibrar un modelo bioeconómico del cultivo intensivo de tilapia en estanques, con la finalidad de facilitar la planificación del negocio y las operaciones para mejorar el rendimiento técnico y económico.

El modelo es usado para simular los impactos del clima, factores técnicos y/o económicos sobre el rendimiento del cultivo y examina el rendimiento de varias optimizaciones del cultivo bajo diferentes condiciones. 

De acuerdo con los resultados del estudio: (i) un incremento en el precio del pienso, un incremento en la mortalidad, o una disminución en el precio del pescado reducen significativamente la rentabilidad, mientras que un incremento en el costo de la semilla, mano de obra, renta, electricidad o gestión del agua tienen pequeños impactos en la rentabilidad; (ii) considerando el impacto de la temperatura del agua en el crecimiento del pez, la rentabilidad de un ciclo de producción que inició en el momento óptimo puede ser dos veces más alto que uno que inicia en un momento inadecuado; (iii) las optimizaciones del cultivo que maximizan la rentabilidad de cosecha de peces individuales no puede maximizar en general la rentabilidad debido a la dependencia del rendimiento del cultivo; (iv) las optimizaciones de cultivo que maximizan la rentabilidad general pueden significativamente mejorar el rendimiento económico; (v) debido a que no hay discrepancia de precio entre los peces de pequeño tamaño, cosechar peces de cerca de 300 gramos en planes de cultivo de 2 a 5 años podría aumentar la rentabilidad general de la empresa hasta en 50% comparado con la cosecha de peces mayores a 500 gramos en planes de cultivo de uno a dos año; y (vi) un sistema de cultivo de dos etapas que separa la precria y el engorde en planes de cultivo de uno a tres años puede incrementar la rentabilidad en cerca de 90% comparado con planes de uno a dos años. 

Esta sección del artículo solo esta disponible para nuestros suscriptores. Por favor click here para suscribirte a un plan y puedas acceder al artículo completo.