Trondheim, Noruega.- Científicos desarrollan concepto de la piscicultura de precisión, y destacan su importancia para ayudar a mejorar la salud y bienestar de los animales, incrementando de esta forma la productividad, la producción y la sostenibilidad ambiental en la acuicultura intensiva.

La producción de la acuicultura de peces viene creciendo rápidamente en volumen de producción, y en la actualidad es un proveedor clave de pescados y mariscos. Debido a que la escala de producción se incrementa, la industria enfrenta emergentes desafíos biológicos, económicos y sociales que pueden influenciar la capacidad de mantener una producción ética, productiva y ambientalmente amigable de pescado.

La acuicultura intensiva de pescado comprende todas las etapas de vida de los peces, desde huevo hasta peces adultos. La fase de hatchery es típicamente realizada en tanques bajo techo, donde se puede controlar las condiciones ambientales y otros factores externos que afectan a los peces. Mientras que algunas especies son criados en tanques, otras especies de peces son transferidos a estanques abiertos o jaulas durante la fase de engorde.

Científicos de SINTEF Ocean, NTNU, KU Leuven (Bélgica), University of Melbourne (Australia), University of the Basque Country UPV/EHU (España) y de la University of New Hampshire (EEUU) introducen el término de “Piscicultura de Precisión” (PFF) cuyo objetivo es aplicar principios de ingeniería de control a la producción de peces, para mejorar la capacidad del productor para monitorear, controlar y documentar los procesos biológicos en las piscigranjas.

Ellos también revisaron las soluciones tecnológicas existentes que pueden representar componentes importantes en las aplicaciones futuras de PFF. Para ilustrar el potencial de cada aplicación, los científicos han definido cuatro casos de estudios para resolver desafíos específicos relacionados al monitoreo de biomasa, control de la entrega del alimento, monitoreo de parásitos y gestión de las operaciones de cultivo.

Los objetivos generales de la piscicultura de precisión (PFF) son: 1) mejorar la exactitud, precisión y repetibilidad en las operaciones de cultivo; 2) facilitar el monitoreo autónomo y continuo de la biomasa/animales; 3) proveer un soporte más confiable a la toma de decisiones y; 4) reducir las dependencia en el trabajo manual y las evaluaciones subjetivas, y así mejorar la seguridad del personal.

Los científicos indican que la PFF ayudará a mejorar la salud y bienestar de los animales, incrementando de esta forma la productividad, la producción y la sostenibilidad ambiental en la acuicultura intensiva.

“Para ayudar a definir el PFF, es útil mirar a la piscicultura como un proceso de varias operaciones cíclicas realizado en cuatro fases donde se observan las bio-respuestas en las jaulas (fase de observación) y se interpretan (fase de interpretar), resultando en una base para la toma de decisiones (fase de decisión) sobre qué acciones aplicar (fase de actuación) que a su vez provocan una bio-respuesta en el pez” destacan los científicos. 

Esta sección del artículo solo esta disponible para nuestros suscriptores. Por favor click here para suscribirte a un plan y puedas acceder al artículo completo.