Brasil.- El Laboratório de Piscicultura Marinha (Lapmar) de la Universidade Federal de Santa Catarina (UFSC) desarrolló mejoras en la producción de sardinas (Sardinella brasiliensis) en cautiverio, en el marco del proyecto Isca-Viva, lanzado en el 2009. Entre los objetivos del proyecto está la contribución al proceso de gestión pesquera, con técnicas de producción y manejo para la pesca del atún.

Una de las principales acciones es la reproducción por desove espontáneo de sardinas producidas en cautiverio. Antes, los científicos solamente consiguieron realizar esto con la inducción de hormonas y reproductores salvajes. La velocidad de producción de larva también aumentó: en la actualidad son “destetadas” de 20 a 30 días después de su eclosión, pudiendo ser comercializadas como carnada viva en la mitad de tiempo (40-60 días). La alimentación y la exigencia nutricional de la especie en cautiverio también fueron determinadas, optimizando la producción con bajo costo.

Con las mejoras, la producción de Lapmar aumentó sustancialmente. “Desde el inicio los trabajos fueron pocos, menos de diez, debido a que era necesario inducir hormonalmente. Ahora con los desoves espontáneos, comenzaron a desovar desde de septiembre de este año, siendo 15 veces en total” explicó el científico Fabio Sterzelecki, que desarrolla su posdoctorado en Lapmar.

El costo de producción es otro factor que se benefició con la investigación. “El tiempo para ser comercializado como carnada viva fue disminuido hasta en tres veces. En tanto, los costos acompañaron este valor. Como estamos en la segunda generación en cautiverio, los resultados mejoraron mucho, además del manejo durante el transporte y la crianza en general serán optimizados” dijo Sterzelecki.

Los científicos de Lapmar están enviando cuestionarios a los consumidores de sardinas para determinar el precio que pueden pagar por unidad. “Además de esto, se está elaborando un artículo sobre la viabilidad económica de la especie con los resultados. La estimación inicial es de 40 centavos, además el tiempo de producción disminuyó tres veces, y con el desarrollo de tecnologías más baratas, en tanto acredito que el costo puede caer a cerca de 10 centavos por juvenil” manifestó Sterzelecki.

Otro paso del proyecto es el contacto con el sector productivo. “Un director de Gomes da Costa (empresa enlatadora de pescados) entró en contacto para adquirir algunos ejemplares de cautiverio para probar en la industria de enlatados. Enviamos 3000 alevinos para engordar en jaulas en el mar de Univali y posibles pruebas en la industria alimenticia” contó el científico.

El proyecto Isca-Viva es desarrollado por el Lapmar/UFSC, en convenio con Univali y Epagri. Consultas a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Mayor información del proyecto Isca-Viva: http://lapmar.ufsc.br/projetos/de-pesquisa/projeto-isca-viva/