Florianópolis, Brasil.- Estudio demostró que una macroalga puede apoyar en el tratamiento del efluente de la crianza de camarón en biofloc, y que la macroalga puede crecer sin perjudicar su rendimiento o la calidad del carragenano.

Las macroalgas tradicionalmente se han usado en la alimentación; sin embargo, sus subproductos vienen siendo empleados en diversos sectores de las industrias de alimentos, farmacéutica y de cosméticos. Entre estos destacan los ficocoloides: alginato, el agar y los carragenanos.

Las macroalgas presentan la capacidad de convertir los residuos orgánicos disueltos en el agua en nutrientes para su desarrollo. Los compuestos nitrogenados y fosfatados que son generados diariamente en los cultivos acuícolas pueden ser asimilados por las macroalgas y convertidos en biomasa, minimizando de esta forma la eutrofización.

En su tesis doctoral Clóvis Murilo Pires evaluó la capacidad de la macroalga Kappaphycus alvarezii para remover los nutrientes disueltos del efluente de la carcinicultura de Litopenaeus vannamei en sistema de biofloc, y la influencia de este efluente sobre el rendimiento y a calidad del carragenano.

Pires evaluó dos medios de cultivo para la macroalga: la solución von Stosch a 50% (V) y el efluente del biofloc (B) a 25%. Como control él empleó agua de mar.

“Al final del período experimental, la tasa de crecimiento promedio de los tratamiento V y B no presentan diferencias significativas y fueron superiores al control” reporta el científico.

Pires concluye que la macroalga K. alvarezii puede apoyar en el tratamiento del efluente del biofloc y puede sustituir a la solución von Stosch sin perjudicar el rendimiento y la calidad del carragenano. 

Esta sección del artículo solo esta disponible para nuestros suscriptores. Por favor click here para suscribirte a un plan y puedas acceder al artículo completo.