Los mares de Europa podrían en breve ser objeto de grandes proyectos de construcción de estructuras que aúnen parques eólicos marinos, la explotación de la generación undimotriz y emplazamientos de acuicultura marina. Estas infraestructuras marinas adoptarán la forma de plataformas multiusos (PMU) que den respaldo a dichas actividades y reduzcan al mínimo los costes y el impacto medioambiental.

El proyecto MERMAID (Innovative multi-purpose off-shore platforms: Planning, design and operation) se ha dedicado a desarrollar la nueva generación de plataformas marítimas, las cuales aprovecharán al máximo el uso del espacio oceánico. Los socios participantes fueron universidades, institutos de investigación, empresas industriales y pymes.

El consorcio ensayó conceptos nuevos en cuatro emplazamientos del Atlántico, el Báltico, el Mediterráneo y el mar de Wadden, los cuales representaban distintas condiciones ambientales, sociales y económicas. Los resultados sirvieron para crear un procedimiento verificado para seleccionar en el diseño las opciones más adecuadas para cada emplazamiento.

Sus socios generaron y ensayaron ideas nuevas, como la combinación de estructuras que aúnan extracción energética, acuicultura y el transporte relacionado con las plataformas. El consorcio investigó además los efectos acumulados de las estructuras de gran tamaño en el medio ambiente y las estrategias ideales para su instalación, operación y mantenimiento.

Se desarrollaron directrices destinadas a la gestión segura de las PMU basadas en un método multidisciplinario e intersectorial innovador que parte de las plataformas de producción sostenibles ya instaladas y que logrará el aprovechamiento sostenible de los mares de Europa. Agentes interesados de cada uno de los emplazamientos contribuyeron a aclarar mediante análisis los aspectos técnicos, medioambientales y socioeconómicos de mayor importancia.

Se diseñó una configuración inicial para los PMU que describe un sistema de cimentación por gravedad para turbinas marinas y jaulas para acuicultura. En el emplazamiento de Wadden se consideró además la producción de algas. En todos los emplazamientos se ejecutó una evaluación de las condiciones reinantes a través de datos eólicos, del oleaje, las mareas y otros datos medioambientales. Se compiló información adicional sobre aspectos de percepción social y sobre estrategias de planificación y gestión de políticas vigentes.

MERMAID investigó también los impactos acumulados de las estructuras marítimas a gran escala estudiando su interacción con las olas, las corrientes y el lecho marino, además de los procesos de mezcla y dispersión. Los resultados son de utilidad para diseñadores, fabricantes y contratas pertinentes. El equipo científico creó además un sistema de apoyo a las decisiones dedicado a infraestructuras de transporte y a la viabilidad económica y medioambiental de las PMU.

Este proyecto contribuirá a garantizar un uso idóneo del espacio oceánico mediante una legislación y planificación eficaces y la comprensión de los requisitos de los distintos sectores involucrados. El consecuente uso del espacio oceánico, de un modo ecológico y con coste eficiente, con distintos fines será beneficioso para las sociedades europeas.

Mayor información del proyecto MERMAID en: http://www.vliz.be/projects/mermaidproject/

Fuente: CORDIS