Noruega.- A diferencia de los animales terrestres, menos del 10% de la producción acuícola proviene de poblaciones domesticadas y reproducidas selectivamente. Esta situación tiene consecuencias sustanciales en términos de una pobre eficiencia en los recursos, pobre calidad del producto y pobre bienestar animal.

Leer más...

Santiago de Compostela, España.- Científicos describen la diversidad y las tecnologías que pueden ser usadas por la industria para el control de la proporción de sexos en turbot, lubina europea, salmónidos y tilapia. El control de proporción de sexo es esencial en la piscicultura. Una proporción de sexos balanceada usualmente es buena para la gestión de reproductores, debido a que permite el desarrollo de apropiados esquemas de reproducción. Sin embargo, en algunas especies la producción de poblaciones monosexo es deseable debido a que existe dimorfismo sexual, primeramente en el crecimiento o en la primera madurez sexual, pero también en el color y forma.

Leer más...

España.- Es bien conocido que los espermatozoides de peces marinos adquieren motilidad, es decir se activan, una vez son eyaculados en el mar, lo cual es esencial para conseguir la fertilización de los huevos. No obstante, la exposición de los espermatozoides a un medio muy hiperosmótico, como el agua marina, puede provocar una situación de estrés oxidativo en estas células debido a un aumento en la producción de especies reactivas del oxígeno como consecuencia del estrés osmótico.

Leer más...

Portugal.- El intercambio de señales químicas entre los organismos es considerado como la forma más antigua de comunicación. Actuando como moléculas mensajeras, las feromonas regulan las interacciones sociales entre sus congéneres, por ejemplo, la atracción sexual de machos y hembras. Los peces confían en las feromonas para desencadenar las respuestas social y para coordinar el comportamiento reproductivo en machos y hembras.

Leer más...

Namur, Bélgica.- Las gónadas de las truchas arco iris (Oncorhynchus mykiss) machos responden a la exposición de estrógenos a través del intercambio de sexo y, con el incremento de la concentración, por la conversión morfológica y fisiológica a ovarios fenotipicos. Sin embargo, los científicos concluyen que concentraciones altas de estrógenos en el ambiente son necesarios para inducir estos cambios.

Leer más...