Singapur.- Gracias a la luz solar, las microalgas son pequeños generadores de biocombustibles que captan el dióxido de carbono para producir lípidos ricos en energía. Maximizar la producción de lípidos es el objetivo principal de muchos esfuerzos de investigación, pero el material remanente después de la extracción de los lípidos ha captado la atención de Md. Mahabubur Rahman Talukder y sus colaboradores en el A*STAR Institute of Chemical and Engineering Sciences. En la actualidad, esta biomasa es quemada como energía, o simplemente descartada como producto de desecho. Talukder y su equipo han desarrollado un proceso que cambia este material en materia prima química valiosa.

Alemania.- Para muchos habitantes de la costa, el varamiento de las macroalgas puede considerarse como una molestia; pero, esta materia prima ha demostrado que es capaz de mantener las paredes de las construcciones aisladas. Junto con socios de la industria, científicos del Fraunhofer Institute for Chemical Technology ICT han logrado convertir las macroalgas en aisladores.

Piura, Perú.- La sociedad formada por la Universidad de Piura y Dupiu S.RL, empresa piurana que transforma materias primas en alimentos a través de la tecnología, diseñó y construyó  una máquina cortadora y evisceradora de anchoveta.

El proyecto innovador
El prototipo desarrollado es una solución tecnológica que economizará la comercialización de anchoveta para el consumo humano, y que  hace más  rentable el uso de este pescado empleado principalmente  para la producción de harina de pescado y apreciado por su alta calidad proteica y energética.

Se trata de un moderno equipo construido totalmente de acero inoxidable que mide 9 metros de largo y 2.5 metros de ancho. Sus principales partes son: una faja de capachos (dispositivo que sujeta el pez), un sistema de corte y otro de vacío que sirve para la eliminación de vísceras. La máquina se puede montar y desmontar de modo fácil, una ventaja para poder transportarla a cualquier parte del país.

Según Víctor Vicanco Sandoval, coordinador del proyecto, el software diseñado para la máquina contribuye a identificar los peces más pequeños, con lo cual se evita la manipulación de este frágil pescado.

Cuando esta máquina cortadora se fabrique a escala industrial costará entre 40 y 50 mil soles. Casi la mitad de lo que cuestan en la actualidad las que se encuentran en el mercado.

Los especialistas
El diseño y fabricación de la herramienta alcanzó los 300 mil nuevos soles que fueron financiados por el Fondo para la Innovación, Ciencia y Tecnología (FINCyT), la empresa Dupiu  y la Universidad de Piura.

El equipo técnico que intervino en la construcción de este prototipo lo conforman Tayme Velásquez Arrieta, de Dupiu S.R.L.;  José Hernán Velásquez Arrieta, consultor pesquero;  Miguel Castro y Jorge Machacuay, docentes de la Facultad de Ingeniería de la UDEP.

Fuente: UDEP