España.- Un estudio concluye que la presencia de Escherichia coli puede predecir la presencia de especies patogénicas Arcobacter en muestras de mariscos cosechados de las aguas con temperaturas menores a los 26.2 oC.

El género Arcobacter incluye especies que son capaces de causar diarrea y bacteriemia en humanos, y Arcobacter butzleri viene siendo considerado una agente zoonótico y un patógeno permanente por la International Commission on Microbiological Specifications for Foods (ICMSF). Estos microorganismos pueden ser transmitidos a humanos y animales a través del consumo de agua y productos alimenticios contaminados con aguas servidas.

Varios estudios han demostrado un amplia prevalencia en todo el mundo, de 14.7% en India a 73.3% en España. Estas diferencias en la prevalencia pueden depender en los métodos usados para la detección y aislamiento de estos microbios, y a las diferentes condiciones ambientales del agua en relación al grado de contaminación fecal.

Muchos estudios consideran a los mariscos como los reservorios de las especie de Arcobacter, de hecho 8 de 27 especies incluidos en el género Arcobacter han sido descritos en mariscos. La alta prevalencia de Arcobacter en los marisco representa un riesgo potencial para la salud de los consumidores.

Las regulaciones de seguridad de los alimentos que gobiernan la producción y comercialización de los mariscos han sido desarrollados en todo el mundo. En la Unión Europea (UE), las áreas de cosecha de mariscos están clasificadas en cuatro categorías (A, B, C y D). Estas categorías designan el incremento de las concentraciones del indicador fecal la bacteria Escherichia coli que puede predecir la presencia de microbios patogénicos.

La capacidad de E. coli para predecir la presencia de Arcobacter in agua ha sido demostrado en algunos estudios. No obstante, la información sobre esta relación en mariscos proviene de un estudio que demuestra que las concentraciones de E. coli >230 MPN/100 g de mariscos estuvieron asociados con el mayor número de muestras positivas para A. butzleri.

Científicos de IRTA Sant Carles de la Ràpita y de la University Rovira i Virgili cuantificaron Arcobacter en los mariscos y el agua que los rodea por medio de MPN y correlacionaron estos valores con los de E. coli en dos escenarios con diferentes niveles de contaminación fecal.

“Los resultados muestran que la presencia de E. coli se correlaciona con la presencia de la especie potencialmente patogénica A. butzleri y A. cryaerophilus” informaron. Ellos también destacan que en el 26% de las muestras de mariscos (correspondiendo a aquellos tomados durante los meses de verano) E. coli falló en predecir la presencia de ambas bacterias.

Ellos concluyen que su estudio indica que la presencia de E. coli puede predecir la presencia de especies patogénicas Arcobacter en muestras de mariscos cosechados de las aguas con temperaturas menores a los 26.2 oC.

Referencia:
Nuria Salas-Massó, M. José Figueras, Karl B. Andree, M. Dolors Furones. Do the Escherichia coli European Union shellfish safety standards predict the presence of Arcobacter spp., a potential zoonotic pathogen? Science of the Total Environment 624 (2018) 1171–1179 https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2017.12.178
https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0048969717336045