Oslo, Noruega.- Publican revisión científica sobre las preferencias de los consumidores hacia el etiquetado de los productos acuícolas, destacando las características del etiquetado obligatorio y del etiquetado voluntario.

El etiquetado de los alimentos ayuda a los consumidores a elegir los productos de acuerdo con su actitud y preferencias. Debido a que el mercado para los alimentos de origen acuático de cultivo crece, es importante que los productores satisfagan la demanda de los consumidores con características como seguridad, nutrición, origen y sostenibilidad.

El etiquetado es una forma de diferenciar los productos. Los consumidores modernos están a la búsqueda de etiquetados obligatorios y voluntarios de los productos alimenticios.

Una gran proporción de la investigación sobre el etiquetado en los alimentos de origen acuático se ha concentrado en los de origen silvestre. En este sentido, científicos de la University of Life Sciences y de la Norwegian Institute for Nature Research elaboraron una revisión científica sobre las preferencias de los consumidores hacia el etiquetado de los productos acuícolas.

El reporte destaca que dependiendo del dueño de la etiqueta, estas pueden ser categorizadas como etiquetas propias, etiquetas del gobierno o etiquetas de terceras partes. “Las etiquetas del gobierno usualmente son obligatorias y proveen información esencial de las principales características. Las etiquetas propias y de terceras partes son usualmente voluntarias, que frecuentemente proveen información relacionada a las prácticas de producción o destacan algunas características del producto” indica el documento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) son responsables para el Codex Alimentarius internacional de los estándares de los alimentos, que regula el etiquetado de los productos de alimentos de origen acuático en el comercio internacional, mientras que las normas nacionales estipulan que información debe incluirse en los productos que se comercializan en los almacenes.

Los científicos revisaron el etiquetado obligatorio de ocho grupos de atributos: especies, cultivo, silvestre, país de origen, frescura, congelado, características nutricionales, y colorantes en los piensos.

Ellos también destacan que el etiquetado voluntario en los productos acuícolas está creciendo, y que son usados por los productores para diferenciar sus productos de la competencia. Los científicos revisaron el etiquetado voluntario relacionado a siete grupos de atributos: sostenibilidad, orgánica, bienestar animal, comercio justo, seguridad, trazabilidad y origen geográfico.

Referencia:
Frode Alfnes, Xianwen Chen & Kyrre Rickertsen (2017): Labeling farmed seafood: A review, Aquaculture Economics & Management, DOI: 10.1080/13657305.2017.1356398
http://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/13657305.2017.1356398