Australia.- Una nueva investigación indica que los peces pueden adaptar su comportamiento para defenderse contra la infección por parásitos.

Se cree que el cambio en el comportamiento de los peces es la primer forma de defensa contra la infección de los parásitos, a través de reducir la oportunidad de infección o llevando a los parásitos a lugares subóptimos en el huésped.

Cuando los investigadores de la University of Melbourne y del Institute of Marine Research (Noruega) estudiaron el salmón del Atlántico, registraron diferencias claras en el número de parásitos entre los peces que modificaron su comportamiento y aquellos que exhibieron un comportamiento normal.

Normalmente el salmón muestra mayores frecuencias de comportamiento en la superficie (saltar y rodar) y menos actividad de natación, en comparación con individuos con una conducta diferente.

“La frecuencia de comportamientos resultó en 26-31% menos piojos en peces normales. Los lugares de adhesión de los piojos no fueron afectados por el comportamiento” reportan los científicos.

“Esto es emocionante, debido a que muestra que un pez de cultivo tiene la capacidad de evitar los parásitos. En la actualidad, el comportamiento no es algo que se considera en la acuicultura, esto abre la puerta a métodos alternativos para la prevención de los parásitos” dijo la Dra. Samantha Bui, autora principal del estudio.

Referencia:
Bui, S., Oppedal, F., Samsing, F. and Dempster, T. (2017), Behaviour in Atlantic salmon confers protection against an ectoparasite. J Zool. doi:10.1111/jzo.12498
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/jzo.12498/abstract