Vigo, España.- La diversificación de las especies marinas ha surgido como una prioridad en la agenda acuícola de muchos países, debido a su gran potencial industrial y como alternativa a la sobreexplotación pesquera. Esta diversificación conlleva nuevos retos en especies candidatas, entre ellas la merluza europea (Merluccius merluccius), cuyos retos decisivos son la disminución de la mortalidad masiva observada cerca de los 25 días tras eclosión, la optimización de la alimentación temprana y la gestión larvaria.