Newport, EEUU.- Los científicos de la Oregon State University están desarrollando una nueva tecnología para entregar nutrientes solubles en agua a peces, ostras, almeja y camarones de crianza, que aumenten sus tasas de crecimiento y reduzcan las altas tasas de mortalidad que afectan a la industria.

Hasta un 80% de la larvas de peces marinos criados en hatcheries mueren en sus primeras etapas de vida y los investigadores no están seguros de por qué, según Chris Langdon, profesor de pesca en OSU’s Hatfield Marine Science Center y principal investigador del proyecto. Una teoría que prevalece, es que las vitaminas y aminoácidos solubles en agua presenten en los diminutos gránulos de alimento se diluyen en el agua.

“Estamos teniendo cierto éxito al envasar nutrientes solubles en agua en los liposomas que usamos para enriquecer los alimentos vivos, por ejemplo la Artemia, o en el interior de los gránulos de alimento” manifestó Langdon. “El próximo paso es expandir el proyecto y ver como afecta a las diferentes especies de peces, y si podemos hacerlo rentable”.

Langdon y sus colegas recibieron una subvención de $630 000 del programa National Sea Grant para realizar más pruebas. El estudio es importante, dijeron los científicos, debido a que Estados Unidos tiene un importante déficit de alimentos de origen acuático, importando más de $11 mil millones de productos de pescados y mariscos por año de otros países.

La acuicultura será crítica en el futuro para producir proteína para la creciente población mundial debido a que muchas poblaciones de peces silvestres ya han alcanzado sus niveles pico de capturas sostenibles, resaltó Langdon. Sin embargo, la mayoría de los hatcheries de peces marinos no son modelos eficientes de producción, agregó.

“Si podemos reducir la mortalidad a la mitad, y creo que podemos hacerlo, sería un cambio del juego” destacó Langdon.

La clave del éxito preliminar de los científicos de OSU radica en la producción de liposomas, que son diminutas vesículas, o burbujas, elaboradas del mismo material de una membrana celular. Estos liposomas son muy eficientes para contener nutrientes, y otros productos, a pesar de su pequeño tamaño.

Por ejemplo, los pellets usados para la alimentación de las larvas de los animales acuático son a menudo más pequeños que un grano de arena, lo que dificulta su enriquecimiento. Durante los últimos 5-6 años, sin embargo, los científicos de OSU han hecho justamente eso, al incorporan los liposomas que están llenos de nutrientes. Ellos también emplearon los liposomas para aumentar el poder nutritivo de los alimentos vivos, como los rotíferos.

Esto puede ser solo el inicio, dijo Langdon. 

Esta sección del artículo solo esta disponible para nuestros suscriptores. Por favor click here para suscribirte a un plan y puedas acceder al artículo completo.