Dinamarca.- Científicos del proyecto IMPAQ publicaron artículos relacionados con los avances en el cultivo de copépodos y el potencial que tiene está especie para la industria de la acuicultura de peces marinos.

La acuicultura proveyó más pescado que la pesca por primera vez en el año 2014; sin embargo, a pesar de este avance, existen muchos cuellos de botella para superar antes de que se pueda cultivar con éxito múltiples especies de peces. En la actualidad la mayoría de especies de peces cultivados son de agua dulce, mientras que las especies marinas están limitadas a unas pocas especies.

Los productos tradicionales de alimento vivo en la producción de peces marinos son rotíferos (Brachionus spp.) y camarón de salmuera (Artemia spp.). Ambos organismos son fáciles de obtener de fuentes naturales y/o relativamente baratos de cultivar. Sin embargo, las fluctuaciones del precio del mercado de la Artemia en respuesta al comportamiento de la población natural, generan impredictibilidad.

En diciembre del año 2010, científicos de fundaron la alianza de investigación IMPAQ (IMProvement of AQuaculture high quality fish fry production). El objetivo principal de IMPAQ es incrementar la sustentabilidad de las granjas acuícolas marinas danesas para producir pescado de alto valor. IMPAQ puede alcanzar este objetivo mediante la producción de larvas de peces con una mejora en las condiciones de crianza en las primeras etapas, entre ellas por ejemplo la alimentación.

Los copépodos representan una importante alternativa a los organismos clásicos usados como alimento vivo en los hatcheries de peces marinos. Su uso es conocido por mejorar la supervivencia, el crecimiento y el desarrollo de las larvas de peces. Los copépodos son explotados con éxito en sistemas extensivo en Taiwán y en Dinamarca. 

Esta sección del artículo solo esta disponible para nuestros suscriptores. Por favor click here para suscribirte a un plan y puedas acceder al artículo completo.