Brasil.- Un equipo de científicos concluyó que los camarones alimentados con dietas suplementadas con 0.5% de la macroalga Sargassum filipendula pueden mejorar su resistencia a los golpes termales. Ellos determinaron los mecanismos involucrados en esta resistencia al frío.

Las macroalgas pardas tienen un alto valor nutricional y contienen varios elementos bioactivos. Su uso como insumo en los alimentos se ha expandido en los últimos años. Algunos estudios han demostrado que las macroalgas pardas promueven la resistencia termal.

El camarón blanco del Pacífico (Litopenaeus vannamei) es una especie tropical conocida por ser intolerante al frío. Para los productores de camarón, el estrés por frío puede generar una menor productividad debido a que los camarones son más susceptibles a las enfermedades y reducen su crecimiento.

Estudios previos sobre el incremento de la resistencia a golpes termales causados por Sargassum filipendula demostraron que los camarones alimentados con 0.5 y 2% de inclusión de macroalga en su dieta sobrevivieron mejor a un golpe de de frío; sin embargo, este estudio dejó muchas preguntas sin respuesta sobre los mecanismos responsables para esta resistencia.

Los científicos de la Universidade Federal de Santa Catarina y del Instituto Federal Catarinense evaluaron el uso de la macroalga parda (Sargassum filipendula) en dietas de camarón expuestos a temperaturas bajas para explorar que mecanismos pueden ser alterados.

En su investigación, ellos usaron la espectrometría de masa MALDI-TOF para evaluar los perfiles de proteína y lípidos de los hemocitos de camarón blanco alimentados con 0.5% de S. filipendula y sometidos a un golpe termal.

El equipo encontró que agregando 0.5% de la macroalga a la dieta se altera los perfiles para los lípidos y proteínas en los hemocitos de camarones.

“Los camarones alimentados con 0.5% de S. filipendula mostraron la más alta intensidad de señal de fosfatidilcolinas con ácidos grasos insaturados y menor intensidad de señal de lisofosfatidilcolinas, después del golpe térmico” reportan los científicos.

“Basados en estos resultados, se puede concluir que S. filipendula incrementó la fluidez de la membrana y la defensa antimicrobiana, disminuyó la señalización apoptótica y moduló la regulación del ADN, el metabolismo lipídico y energético de los hemocitos del camarón” concluyeron.

Referencia:
Delano Dias Schleder, Martina Blank, Luiz Guilherme Buglione Peruch, Felipe do Nascimento Vieira, Edemar Roberto Andreatta, Leila Hayashia. Thermal resistance of Pacific white shrimp fed Sargassum filipendula: A MALDI-TOF mass spectrometry approach. Aquaculture, Volume 481, 1 December 2017, Pages 103-111. https://doi.org/10.1016/j.aquaculture.2017.08.028
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0044848617314199