Auburn, EEUU.- Un nuevo estudio destaca que la elección de una práctica de alimentación efectiva requiere del conocimiento de los aspectos biológicos en la especie en cultivo y los cambios económicos asociados con cada tipo de estrategia de alimentación; además, la selección de las estrategias de gestión de los piensos dependerá del estado financiero y la producción esperada de cada granja.

Aun cuando se han realizado avances en la genética y nutrición de los camarones, lo que ha permitido mejorar significativamente el acceso de los productores a piensos de alta calidad, el potencial de las mejoras significativas en el rendimiento solo pueden ser totalmente alcanzados si se practican apropiadas estrategias de alimentación.

Si la alimentación es gestionada pobremente, el rendimiento de los piensos de alta calidad no es nada mejor que el fertilizante caro. Por el contrario, los programas de alimentación bien gestionados proporcionarán raciones de piensos que cumplan con las demandas nutricionales y se adapten a los hábitos alimenticios de los animales en cultivo a diferentes estados de desarrollo, asegurando que los nutrientes de los piensos artificiales y los alimentos naturales sean utilizados eficientemente.

A pesar de la importancia, la información publicada de las estrategias de alimentación para el camarón en sistemas de cultivo en estanques no ha sido bien investigada. En este sentido, científicos de la Auburn University y de la Ocean University of China evaluaron sistemáticamente los efectos de diferentes tasas de alimentación sobre el crecimiento y retorno económico del camarón Litopenaeus vannamei criado en estanques y tanques de agua verde.

Los científicos evaluaron las estrategias de alimentación empleando un protocolo estándar de alimentación para tanques que fue calculado usando un crecimiento esperado de 1.3 g/semana, un factor de conversión del alimento de 1.2 con 100% de sobrevivencia. Este protocolo fue considerado como el T100, y ellos evaluaron cinco modificaciones porcentuales del protocolo estándar de alimentación: T80:90:100, T90, T90:100, T100:110 y T110.

“Bajo las condiciones de producción en tanques, los resultados claramente demostraron una mayor contribución de los alimentos naturales al crecimiento, el cual es utilizado cuando el pienso es restringido. Sin embargo, si el pienso es restringido en mayor cantidad se reduce el crecimiento y el retorno económico del pienso” reportan los científicos.

Ellos también indican que bajo las condiciones de producción en estanques, la supervivencia promedio, el crecimiento, el factor de conversión del alimento y el retorno económico fueron mínimamente influenciados por los protocolos de alimentación restringidos (T:90 y T:80:90:100).

Los científicos informan que el protocolo de alimentación estándar registró la mayor inversión en piensos, pero potencialmente maximizo el retorno parcial debido al alto porcentaje de camarones grandes. “Elegir una práctica de alimentación efectiva requiere del conocimiento de los aspectos biológicos en la especie en cultivo y los cambios económicos asociados con cada tipo de estrategia de alimentación. Además, la selección de las estrategias de gestión de los piensos dependerá del estado financiero y la producción esperada de cada granja” concluyeron los científicos.

Referencia:
Van TPTH, Rhodes MA, Zhou Y, Davis DA. Feed management for Pacific white shrimp Litopenaeus vannamei under semi-intensive conditions in tanks and ponds. Aquac Res. 2017;00:1–10. https://doi.org/10.1111/are.13348
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/are.13348/abstract