New York, EEUU.- Debido a que la pesca está declinando y la población mundial creciendo, la reproducción, crianza y cosecha de especies en ambientes marinos y de agua dulce continuará proveyendo la mayor parte de pescado y mariscos consumidos globalmente. Los avances científicos y tecnológicos en las últimas tres décadas han permitido que la actividad acuícola mejore sus sustentabilidad ambiental y su viabilidad económica.