Francia.- El Niño se presenta a intervalos de dos a siete años en el Pacífico ecuatorial sembrando el desorden en todo el planeta y también en la economía mundial.     Pero desde hace diez años, su rostro empieza a cambiar. Adquiere cada vez más características de Modoki, “similar, pero diferente” en japonés. Así lo bautizó el equipo nipón que descubrió a este primo más tranquilo, pero que provoca sequías en India y en Australia. En recientes trabajos, se describen las manifestaciones físicas de esta variante de El Niño, cuyo centro presenta un desplazamiento del Este hacia el centro de la cuenca del Pacífico. Como quedaba por analizar sus impactos en el ámbito de la biología marina y su probable influencia en la pesca, los investigadores del IRD y sus socios de los laboratorios Legos (1) y Locean (3) estudiaron sus consecuencias en los primeros eslabones de la cadena alimenticia.

España.- El pico es una unidad pequeñísima, incluso más que el nano, ya que equivale a 10-12. El biólogo Aitor Alonso se ha dedicado a estudiar las algas verdes de este imperceptible tamaño existentes en la ría de Bilbao, reparando sobre todo en la parte exterior del estuario del Nervión. De esta manera, ha conseguido identificar seis géneros y once especies nano y picoplanctónicas que hasta ahora no habían sido catalogadas en dichas aguas.

Según un estudio internacional, con participación española y que publica la revista Nature esta semana, el CO2 producido por los ecosistemas acuáticos será en ocasiones el doble del generado por los terrestres. Una compilación global de datos y una teoría matemática han permitido calcular el incremento de la respiración de estos entornos ante el cambio de temperaturas.