Concepción, Chile.- Diversos han sido los reportes que en el último tiempo han dado cuenta del daño provocado por especies no nativas terrestres sobre especies endémicas y sobre la agricultura, ganadería e industria forestal, lo que se traduce en cuantiosas pérdidas económicas para el país. Sin embargo, aquellas presentes en territorio marítimo nacional siguen siendo un campo de baja exploración científica.

A nivel internacional, se ha reportado que las especies no nativas marinas pueden impactar la biodiversidad propia y características de cada lugar, como afectar de forma directa las actividades económicas y condición sanitaria, favoreciendo por ejemplo la aparición de fitoplancton tóxico, dificultar el transporte marítimo debido a las incrustaciones en los cascos de los barcos, e impactar la acuicultura y la pesca por introducción de competidores o depredadores de las especies de interés comercial.

Los principales vectores que transportan especies marinas no nativas también están ligados a estas actividades, siendo el tranporte por cascos y agua de lastre de barcos, y acuicultura los principales. De esta forma, estudiar y establecer las vías de acceso y fuentes de origen de estas especies, permite generar planes de prevención y remediación frente al fenómeno cada vez más frecuente de la introducción e invasión de especies no nativas.

Aporte de la UCSC

En este contexto, la reciente publicación científica titulada “Presence of the tunicate Asterocarpa humilis on ship hulls and aquaculture facilities in the coast of the Biobío Region, south central Chile” del Centro de Investigación en Biodiversidad y Ambientes Sustentables (CIBAS) tuvo como principal finalidad determinar la presencia de especies no nativas adheridas en los cascos de buques e instalaciones de acuicultura en las costas de la Región del Biobío.

La investigación consideró la obtención de muestras provenientes de tres buques de origen internacional recalados en el Puerto de San Vicente en la ciudad de Talcahuano, las cuales fueron analizadas mediante observación de sus morfologías como a través de técnicas de identificación molecular de especies.

Los resultados de dichas pruebas confirman el hallazgo de especímenes del tunicado no nativo Asterocarpa humilis, en los cascos de buques como en palangres flotantes utilizados en la acuicultura de bivalvos. A. humilis es una especie pariente del piure y originaria de Nueva Zelandia, que presenta alta capacidad incrustante y reproductiva, lo que favorece su dispersión a lo largo de todo el mundo y que actualmente invade las costas de Eruopa y sur de África.

“Esta investigación presenta el primer reporte de A. humilis en un casco de buque mercante internacional atracado en el puerto de Talcahuano en el centro-sur de Chile y primera presencia de esta especies en un centro de cultivo en la región del Biobío”, indica el Mg. Javier Pinochet, autor principal de la publicación.

Cabe destacar que el artículo científico contó con la participación de destacados investigadores del CIBAS como el Dr. Jean-Charles Leclerc, Dr. Antonio Brante, Mg. Christian Díaz y la Dra. Florence Tellier y constituye una importante contribución al conocimiento de especies invasoras marinas presentes en nuestras costas, de manera de posibilitar la creación de un marco regulatorio que permita impedir el ingreso de nuevas especies con esta característica y minimizar el efecto de las ya presentes.

Fuente: UCSC