China.- Un equipo de científicos ha identificado una vía sorprendente de como algunos genes de resistencia a los antibióticos en las bacterias están ingresando en los sedimentos de los océanos: a través de la harina de pescado usado en los piensos para la piscicultura marina.

Muchas bacterias causantes de enfermedades han desarrollado resistencia a antibióticos comunes y medicamentos de último recurso. Para combatir esta mayor amenaza a la salud pública, los científicos están trabajando para averiguar cómo se propaga la resistencia entre las bacterias.

Un reservorio de genes de resistencia donde se pueden intercambiar entre las bacterias, y posiblemente terminar en la cadena alimentaria, es el sedimento en las granjas de peces marinos, incluso cuando no se han aplicado antibióticos. Una fuente sospechosa es la harina de pescado, que es elaborada de pescado de bajo valor y subproductos pesqueros.

Investigaciones previas han determinado que los piensos para los peces, que generalmente incorporan harina de pescado, pueden contener antibiótico. Pero ningún estudio ha medido la abundancia de genes de resistencia a los antibióticos en la harina de pescado.

Debido a que millones de toneladas de harina de pescado son usados cada año en los piensos para peces marinos, una gran parte termina en el fondo del océano debido a que no es consumido. Jing Wang y sus colegas querían conocer cuál podría ser su impacto en la “resistome” de la maricultura o en la colección de genes de resistencia.

Los científicos analizaron la disponibilidad comercial de harina de pescado y encontraron 132 genes de resistencia a los antibióticos, algunos de los cuales pueden potencialmente conferir resistencia a los antibióticos comunes y los de último recurso, como la vancomicina.

Las pruebas en laboratorio mostraron que la aplicación de harina de pescado a muestras de sedimento de granjas marinas cambiaron la composición de las especies de bacterias, incrementando el potencial de bacterias patogénicas humanas (especies Vibrio), que contribuyen a las enfermedades transmitidas por los alimentos en todo el mundo.

La harina de pescado también incrementó la abundancia y diversidad de los genes de resistencia a los antibióticos en los sedimentos de prueba.

Los resultados sugieren que la harina de pescado podría ser un reservorio de estos fragmentos de ADN y podría promover su distribución a nivel mundial.

Referencia:
Ying Han, Jing Wang, Zelong Zhao, Jingwen Chen, Hong Lu, and Guangfei Liu. Fishmeal Application Induces Antibiotic Resistance Gene Propagation in Mariculture Sediment. Environ. Sci. Technol., Article ASAP. DOI: 10.1021/acs.est.7b02875
http://pubs.acs.org/doi/abs/10.1021/acs.est.7b02875