EEUU.- Un nueva investigación sugiere que la tala de los manglares para construir estanques para la crianza de camarón o cultivar pastos para el ganado contribuyen significativamente a las emisiones de gases de efectos invernaderos, una de las principales causas del calentamiento global.

Un estudio de siete años, liderado por el Oregon State University y el Center for International Forestry Research, que abarcó cinco países en los trópicos desde Indonesia a República Dominicana, concluyó que la conversión de los manglares para usos agrícolas resultó en una huella de carbono de 1440 libras de dióxido de carbono liberado a la atmósfera por la producción de cada libra de carne de vaca; y de 1603 libras de dióxido de carbono liberado por cada libra de camarón.

“En una escala personal, esto significa que una típica cena de carne y cóctel de camarón producidos a través de las conversión de los manglares cargaría a la atmósfera con 1795 libras de dióxido de carbono” dijo J. Boone Kauffman, un ecologista de la Oregon State University, quien lideró el estudio.

Los resultados fueron obtenidos por los investigadores a través del desarrollo de una nueva medición, la huella de carbono por el uso del suelo, mediante la medición de la cantidad de carbono almacenado en el bosque manglar intacto, el aumento de las emisiones de gases invernaderos producto de la conversión, y la cantidad de camarón o carne producido durante la vida del uso de la tierra.

“Lo que encontramos fue asombroso” dijo Kauffman, profesor en el College of Agricultural Sciences. “Esto es una cantidad notable de carbono que es emitida a la atmósfera cuando conviertes estos bosques de manglares en estanques para camarones o pastizales. Y la productividad de alimentos en estos sitios no es realmente muy alto”.

Las tasas de deforestación de los manglares han sido dramáticas durante las últimas tres décadas. Están desapareciendo a una tasa de cerca de 1% por año. La conversión a estanques camaroneros es la mayor causa de degradación de los manglares y de su disminución en el sudeste de Asia.

El estudio fue realizado en 30 bosques de manglares relativamente intactos y 21 estanques adyacentes de camarón o pastizales para el ganado. Los sitios fueron Costa Rica, República Dominicana, Honduras, Indonesia y México. Los estanques camaroneros fueron muestreados en todos los países excepto en México, donde el uso predominante de la tierra fue la conversión a pastizales para el ganado.

“Estos bosques han estado absorbiendo carbono durante los últimos 4000 o 5000 años y ahora a través de la deforestación ellos se han convertido en fuentes importantes de emisiones de gases de efecto invernadero” dijo Kauffman.

Referencia (abierto):
Boone Kauffman et al, The jumbo carbon footprint of a shrimp: carbon losses from mangrove deforestation, Frontiers in Ecology and the Environment (2017). DOI: 10.1002/fee.1482
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/fee.1482/abstract