Bremen, Alemania.- El fraude de pescado, la venta de pescados más baratos como si fueran las especies más caras, es un problema creciente en todo el mundo. Un nuevo estudio destaca que se están haciendo progresos para el desarrollo de una base de datos de proteína que permita identificar las especies de peces.

Esta información podría ayudar a descubrir a los impostores de salmón, atún y otros pescados populares antes de que lleguen a las mesas de los consumidores.

Los pescados se pueden etiquetar con nombres fraudulentos en numerosos puntos a lo largo de su viaje desde los muelles a las plantas de proceso y los establecimientos minoristas. De hecho, algunos estudios sugieren que al menos uno de cada cinco muestras de pescados y mariscos en todo el mundo están mal etiquetados.

De hecho, un consumidor podría estar consumiendo rockfish en vez de pargo o tilapia en vez de mero. Esta práctica no solo es dura para el bolsillo, sino que también representa un serio riesgo de salud debido a la exposición a los alérgenos, toxinas y parásitos hallados en algunos pescados sustituidos.

Pruebas de ADN

Las pruebas de ADN puede ayudar a diferenciar entre especies de peces, pero puede ser costosa y consume tiempo. Antje Stahl y Uwe Schröder quisieron determinar si la espectrometría de masa, que se ha utilizado con éxito para diferenciar las especies microbianas, pueden ser usadas para identificar con rapidez y precisión a los peces.

Usando la técnica, los científicos identificaron perfiles de proteínas o “huellas dactilares” para 54 especies de peces, incluido el salmón, trucha, pez espada y otros pescados comúnmente vendidos en los supermercados o restaurantes. Ellos confirmaron estos hallazgos usando el código de barras de ADN, un proceso que usa la secuencia parcial de ADN de un gen mitocondrial.

En algunos casos, ellos solo fueron capaces de identificar el género de una muestra en lugar de determinar la especie exacta. Sin embargo, los científicos concluyen que este nivel de identificación podría ser suficiente para que se detecte un pescado sospechoso de ser un impostor.

Referencia:
Antje Stahl y Uwe Schröder. 2017. Desarrollo de una base de datos de huellas dactilares de proteína MALDI-TOF basadas en la MS de peces alimentarios comunes que permiten una identificación rápida y confiable de fraude y sustitución. J. Agric. Food Chem., Artículo Lo antes posible
DOI: 10.1021 / acs.jafc.7b02826
Http://pubs.acs.org/doi/abs/10.1021/acs.jafc.7b02826