Nueva Zelanda.- Científicos del Cawthron Institute han revelado los hallazgos preliminares de sus ensayos en las pruebas de crianza del mejillón de concha verde. El Dr. Norman Ragg informó que sus ensayos indican que ciertas familias de mejillones tienen más posibilidades de sobrevivir a los cambios previstos de acidez en el océano.


“Hemos estado conduciendo ambiciosas pruebas de crianza para determinar como el mejillón verde responderá a la acidificación del océano. Me complace informar que estas pruebas han sido notablemente exitosos”.

“El análisis preliminar de nuestros datos sugieren que diferentes familias tienen una resistencia variable a la acidificación del océano durante los frágiles estadíos de vida inicial. Esto significa que hay potencial genético dentro de las poblaciones de mejillones de Nueva Zelanda para adaptarse a cambios rápidos de acidez” destacó el Dr. Ragg.

La acidificación del océano es un fenómeno mundial del cambio climático. A medida que el nivel de dióxido de carbono en la atmósfera se incrementa, la acidez del agua de mar en todo el mundo aumenta lentamente.

A través de sus pruebas, Ragg y su equipo han descubierto que este cambio de pH dificulta que los mejillones jóvenes desarrollen sus conchas duras, lo que significa que algunos larvas no sobrevivirán a las vulnerables primeras 48 horas de vida. Sin embargo, las pruebas de crianza muestran que algunos descendientes tienen una mayor resiliencia innata, heredada de sus padres.

Ragg explicó que el equipo de investigación también está estudiando si las experiencia de los mejillones adultos se reflejan en la resiliencia de sus larvas; curiosamente parece no haber una correlación.

En el estudio, los adultos fueron mantenidos en agua de mar con diferentes acidez relativa. Después de meses en este ambiente, los científicos indujeron el desove y monitorearon el crecimiento y la supervivencia de la descendencia.

“Los resultados de las pruebas de acidificación de los padres parecen positivos. Ellos sugieren que los mejillones adultos quienes experimentan agua de mar relativamente ácida tienen descendencia más tolerante que los adultos sin esta exposición. Este es un descubrimiento importante y apoya la teoría evolutiva de Lamarck sobre la herencia” dijo Ragg.

La investigación ha sido facilitada por la asociación de la industria y el programa de cría Greenshell™ Mussel de Cawthron Institute. A través de este programa, los científicos pueden acceder a una excelente cobertura genética, estudiando las familias de mejillones de concha verde procedentes de toda Nueva Zelanda.

Las pruebas son parte del proyecto Coastal acidification - rate, impacts and management (CARIM), que tiene como objetivo el desarrollar conocimiento sobre la acidificación del océano para incrementar la protección y gestión de los ecosistemas costeros de Nueva Zelanda.