New York, EEUU.- Científicos están proponiendo que el ADN puede ser usado para rastrear la migración de los peces con una nueva técnica que incluye una fracción del esfuerzo y costos de métodos previos.

El ADN extraído de muestras de los ríos Este y Hudson revelaron la presencia o ausencia de especies clave de peces que pasan a través del agua en cada día muestreado. Los resultados del estudio fueron correlacionados con estudios realizados con respecto a la migración de los peces.

“Por primera vez, hemos registrado con éxito una migración de peces durante la primavera simplemente realizando pruebas de ADN en muestras de agua” destacó Mark Stoeckle, investigador principal asociado en el Program for the Human Environment. El uso de este método para estimar la abundancia y la distribución de las especies de peces puede ayudar a los científicos a entender el impacto de ciertos factores ambientales, como una granja de ostras o la contaminación, sobre las poblaciones locales de peces.

Al nadar, los peces dejan trazas de su ADN en el agua. Una investigación previa demostró que relativamente pequeños volúmenes de agua dulce o agua de mar tienen la cantidad suficiente de ADN, denominado ADN ambiental (eADN), flotando para detectar docenas de especies de peces.

Los científicos fueron capaces de identificar 42 especies de peces mediante el análisis de eADN extraído de las muestras de agua, incluido la mayoría de las especies conocidas por ser localmente abundante o comunes, y solo un poco de especies desconocidas. La cantidad de eADN de varias especies identificadas correspondió con los datos de los monitoreos.

“No hemos encontrado nada sorprendente sobre la migración de los peces, los movimientos estacionales y de las especies que encontramos son conocida” dijo Stoeckle. Esto es una buena noticia debido a que demuestra que el método eADN es un buen sustituto de los tradicionales.

Stoeckle y sus colegas dijeron que el nuevo método puede potencialmente ofrecer varias ventajas. Analizar el eADN es barato y relativamente fácil, y esto permite a los científicos recolectar muestras sin perturbar o perjudicar a los peces. Pero ellos también señalan que será necesario más comparaciones con los monitoreos tradicionales para establecer la exactitud y la fiabilidad de la técnica.

Referencia (abierto):
Stoeckle MY, Soboleva L, Charlop-Powers Z (2017) Aquatic environmental DNA detects seasonal fish abundance and habitat preference in an urban estuary. PLoS ONE 12(4): e0175186. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0175186
http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0175186