Baltimore, EEUU.- El científico Steven Farber y su estudiante Vanessa Quinlivan, de Carnegie Institution for Science,, implementaron un método que utiliza el etiquetado fluorescente para ayudara a visualizar y medir los lípidos que son metabolizados por los peces vivos en tiempo real.

“Los lípidos pueden jugar un rol vital en la función celular, debido a que ellos forman las membranas que rodean a cada célula y muchas de las estructuras dentro de ellas” dijo Quinlivan. “Ellos también son parte de una crucial composición de hormonas como el estrógeno y testosterona, los cuales transmiten mensajes entre las células”.

A diferencia de las proteínas, los receptores para diferentes moléculas que contienen lípidos no están precisamente codificados por secuencias de ADN. Una célula puede recibir una señal genética para construir un lípido para cierto propósito celular, pero el tipo exacto no puede ser indicado con un alto grado de especificidad.

En cambio, las moléculas de lípidos se construyen a partir de una serie de bloques cuyas combinaciones pueden cambiar dependiendo del tipo de alimento que consumimos. Sin embargo, las composiciones de los lípidos varían entre las células y las estructuras celulares dentro del mismo organismos, así que la dieta no es el único factor determinante de que lípidos son producidos.

“Comprender el acto de equilibrio en lo que hace nuestros cuerpos con los lípidos es muy importante para los biólogos celulares” destacó Farber. “Existe una creciente evidencia de que estas diferencias pueden afectar ampliamente los procesos celulares”. Por ejemplo, los ácidos grasos omega-3, los cuales son lípidos que construyen bloques y se encuentran en alimentos como el salmón y las nueces, son conocidos por ser especialmente buenos para la salud del corazón y del hígado. Hay evidencia de que cuando las personas comen ácidos grasos omega-3, las membranas celulares en las cuales se incorporan son menos propensos a sobre reaccionar a las señales del sistema inmune que las membranas que se componen de otras clases de lípidos. Estos tienen un efecto anti-inflamatorio que podría prevenir las enfermedades al corazón o al hígado.

El método de Farber y Quinlivan les permitió develar estas clases de conexiones. Ellos fueron capaces de etiquetar diferentes clases de lípidos, y alimentar con ellos a peces cebra vivos, y luego observar que hacen los peces con los lípidos.

“Si alimentamos a los peces con un tipo específico de grasas, nuestra técnica nos permitirá determinar que moléculas de estos lípidos fueron reensamblados después que fueron divididos en el intestino y en cuáles órganos y células estas moléculas terminan” explicó Farber.

Referencia:
Vanessa H. Quinlivan, Meredith H. Wilson, Josef Ruzicka and Steven A. Farber. An HPLC-CAD/fluorescence lipidomics platform using fluorescent fatty acids as metabolic tracers. J. Lipid Res. 2017 58:(5) 1008-1020. First Published on March 9, 2017. doi: 10.1194/jlr.D072918
http://www.jlr.org/content/58/5/1008.abstract