Lawrence, EEUU.- Un nuevo estudio ha realizado un análisis comparativo de los peces venenosos, por primera vez se demuestra que el veneno ha evolucionado 18 veces por separado en peces de agua dulce y de agua salada.

Los principales hallazgos del informe incluyen:

- En contraste a los lagartos y serpientes, muy poco peces han desarrollado colmillos o dientes venenosos.
- La función predominante del veneno en los peces es la defensa en lugar del ataque.
- El veneno en agua dulce es dominado por los bagres, mientras que en el ambiente marino esta extendido a muchos grupos de peces.

“Por primera vez, hemos evaluado la evolución el veneno a los peces” dijo el auto líder de la investigación William Leo Smith, curador asistente del Biodiversity Institute de la University of Kansas. “Nadie había intentado mirar a través de todos los peces. Nadie incluyó a los tiburones o anguilas. Nadie había mirado a todos ellos e incluir a todos los peces en un árbol evolutivo al mismo tiempo”.

Smith y su co-autores pasaron años combinando informes médicos de personas expuestos al veneno de los peces. Luego el equipo construyó los árboles familiares para estos, usando especímenes de los museos de historia natural para trazar la evidencia del veneno a través de especies estrechamente relacionadas.

Según Smith, las 18 evoluciones independientes del veneno representa una oportunidad para la industria farmacéutica para desarrollar terapias para una serie de dolencias humanas.

“Los venenos de los peces son frecuentemente super complicadas, moléculas grandes que tiene un gran impacto” manifestó el científico. “El veneno puede tener impactos sobre la presión sanguínea, causar necrosis local, desgastar el tejido y la sangre, y actividad hemolítica. La respuesta común es un dolor e hinchazón”.

Smith indica que debido a que los peces tienen que vivir con sus propios venenos, “puede haber moléculas auxiliares que protegen a los peces de sí mismos y los ayudan a sobrevivir”. Él indicó que esto también podría tener valor terapéutico para las personas.

Referencia:
W. Leo Smith, Jennifer H. Stern, Matthew G. Girard and Matthew P. Davis. 2016. Evolution of Venomous Cartilaginous and Ray-Finned Fishes. Integr. Comp. Biol. (2016). doi: 10.1093/icb/icw070
http://icb.oxfordjournals.org/content/early/2016/06/03/icb.icw070