La piscicultura en el mar Mediterráneo se ha convertido en una importante actividad económica; sin embargo, las granjas acuícolas están atrayendo a peces silvestres y depredadores superiores y aves marinas. En este sentido, AquaHoy conversó con Bruno Díaz López, director del The Bottlenose Dolphin Research Institute, quien investiga las interacciones entre la piscicultura y los depredadores y aves marinas.

1. ¿Qué objetivos persigue The Bottlenose Dolphin Research Institute?

El BDRI es un centro de investigación y de formación académica que se dedica el estudio de la ecología y el comportamiento de los cetáceos. Al tratarse de depredadores superiores su estudio es de gran utilidad para un buen conocimiento de las condiciones del ecosistema marino. Consideramos que este tipo de estudios son fundamentales para la adecuada conservación de las especies así como de la gestión sostenible de las actividades humanas.

2. ¿Cuáles son los principales impactos que genera la acuicultura sobre las poblaciones de delfines y aves silvestres en el mar Mediterráneo?

En primer lugar provoca alteraciones en la cadena alimentaria marina y por lo tanto cambios en el ecosistema causando una atracción de especies de peces silvestres que se concentran alrededor de las instalaciones. Esta concentración y la presencia de peces en engorde dentro de las instalaciones provoca un efecto llamada para los depredadores superiores como delfines y aves marinas. Durante los casi 10 años de estudio he podido observar como estas especies son visitantes regulares de las granjas (gaviotas patiamarillas, cormoranes, garzas y delfines mulares) así como un aumento gradual a lo largo de los años de la presencia de los delfines mulares y las garzas reales. Otro tipo de impacto son las capturas accidentales o enmalle de los animales (delfines o aves marinas) en las redes empleadas como sistema antipredador para la protección de las jaulas flotantes.

3. Según los resultados de su estudio la presencia de mamíferos y aves marinas en los alrededores de las granjas se viene incrementando ¿A qué atribuye esto?

Ello se debe a un fenómeno de habituación de los animales que junto al refuerzo positivo por los beneficios derivados de la captura de pescado dentro de las instalaciones (en algunos casos por una mala gestión de la empresa, como es el caso del descarte en el mar de los peces muertos) causa un aumento gradual de la presencia de estas especies en las granjas. El delfín mular es una especie muy oportunista por lo que algunos ejemplares han aprendido a sacar provecho de esta actividad humana.
 
4. Con el crecimiento de la piscicultura marina, las interacciones entre los mamíferos y las aves marinas se van a seguir incrementado ¿Qué medidas se pueden tomar para evitar los conflictos en el futuro?

Una adecuada gestión por parte de la industria es la clave para evitar cualquier tipo de conflicto. Aquí hay que tener un enfoque particular para cada una de las especies ya que algunas se alimentan del pescado muerto (gaviotas patiamarillas o en ocasiones delfines por ejemplo) u otras atacan al pescado vivo (garzas y cormoranes por ejemplo), y otras están más interesadas en los peces silvestres (los delfines y cormoranes por ejemplo). En cada caso habría que emplear un enfoque diferente. En el caso de los delfines mulares pudimos constatar que las redes antipredadores y los sistemas acústicos para alejar a los delfines del vivero no causan resultados positivos ni para la industria (alejando a los animales) ni para los animales (ya que quedan enmallados en las redes). Por lo que en muchos casos "prevenir es mejor que curar", con ello me refiero que evitando descartar pescado muerto disminuirá el grado de atracción de dichas especies en las proximidades de los viveros. De esta forma podemos minimizar cualquier tipo de conflicto.

Otras medidas a tener en cuenta es la ubicación de las granjas, evitando en las proximidades de zonas de anidación de aves marinas.

5. ¿Qué proyectos de investigación implementarán en el futuro sobre la temática?

Tras más de 10 años trabajando con los viveros de peces, nuestro centro está llevando a cabo nuevos estudios para conocer el impacto de la acuicultura de moluscos (principalmente mejillones y otras) en las poblaciones de delfines mulares. Para llevar a cabo estos estudios, el BDRI se ha trasladado a una de las zonas más importantes en la producción mundial de mejillones, Galicia, en España.

Contacto:
Bruno Díaz López
Chief biologist and Director
The Bottlenose Dolphin Research Institute BDRI
Avenida Beiramar 192, O Grove 36980, Spain
www.thebdri.com
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Telf. 0034 684 248552