EEUU.- Un nuevo artículo del Dr. Claude Boyd, publicado en la revista Global Aquaculture Advocate, explica las fluctuaciones del pH que se presentan en el agua de los estanques empleados en acuicultura.

“Al igual que la temperatura y el oxígeno disuelto, el pH es probablemente una de las más comunes variables de calidad de agua medida en la acuicultura. Pero es probablemente la variable de calidad de agua menos comprendida en la acuicultura. Uno de los aspectos más desconcertantes del pH en los sistemas acuícolas es que es propenso a cambiar rápidamente” destaca Boyd.

En su artículo, el científico explica la definición química del pH, explicando el rango del mismo de 1 a 14.

Las especies acuícolas usualmente mueren rápidamente si el pH es menor de 4 o mayor de 11, destaca el científico, agregando que la mayoría de especies pueden tolerar un pH entre 6 y 9, pero usualmente son estresados por un pH fuera de este rango resultando en menor crecimiento y una mayor susceptibilidad a las enfermedades. “El pH óptimo para la mayoría de las especies está entre 7 y 8.5” indica Boyd.

Asimismo, Boyd explica el comportamiento del pH durante las diferentes horas del día, destacando que el dióxido de carbono existente en el agua puede incrementar el pH hasta 8.3.

Fluctuaciones diarias

“Poco se puede hacer para evitar las fluctuaciones diarias en el pH. Sin embargo, la diferencia entre los valores de pH mínimo y máximo diario puede ser minimizado mediante el uso de la fertilización y las tasas de alimentación que no generen un excesivo fitoplancton” dice Boyd.

Finalmente, Boyd brinda una serie de consejos para la gestión del pH en el agua de los estanques acuícolas.

Referencia (abierto):
Boyd, C. 2017. The inevitable pH fluctuations of aquaculture pond water. The Global Aquaculture Advocate.
http://advocate.gaalliance.org/the-inevitable-ph-fluctuations-of-aquaculture-pond-water/